17/02/2020 Reino Unido

Renunci un asesor del gobierno por sus dichos racistas y misginos

Las críticas por el silencio del premier, Boris Johnson, también se multiplicaron dentro del Partido Laborista y hasta una diputada oficialista se hizo eco de ellas.


Un miembro del equipo del asesor especial del primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, renunció este lunes luego de que líderes opositores condenaran su designación por sus dichos racistas y misóginos en el pasado, y el propio gobierno decidiera guardar silencio y no defender su nombramiento.

A principio de año, Dominic Cummings, el principal estratega del gabinete de Johnson, hizo un llamado para que "rebeldes y raros" se sumaran al gobierno británico y hace unos días la prensa informó que uno de los que respondió a esa invitación fue Andrew Sabisky, un joven de 27 años sin antecedentes de gestión pero muy activo en los blogs políticos y las redes sociales.



"Una de las maneras de solucionar los problemas de una subclase permanente creada por los embarazos no buscados sería legalizar la toma obligatoria y de largo plazo de anticonceptivos desde el inicio de la pubertad", escribió Sabisky en un comentario en el blog de Cummings en 2014 y luego defendió su propuesta equiparándola con los planes de vacunación obligatorios existentes.

Además, en un paper publicado en internet, aseguró que "las diferencias individuales de inteligencia y resultados académicos son el resultado mayormente de los genes, no de los contextos", y el año pasado opinó en Twitter: "Siempre soy directo al decir que el deporte femenino es más comparable a los (Juegos) Paralímpicos que al de los hombres."

Tras sumarse al equipo de Cummings, Sabisky no desmintió ninguna de esas declaraciones ni su apoyo a la eugenesia (la búsqueda de una raza superior) ni su convicción de que las personas negras son menos inteligentes que las blancas o que sus dudas sobre si la mutilación genital femenina es un riesgo para las niñas.

Silencio desde el gobierno


El gobierno de Johnson tampoco se distanció de sus declaraciones y este lunes, cuando diferentes medios le pidieron un comentario, el vocero del premier se negó.

Lo mismo hizo el ministro de Medio Ambiente, George Eustice, cuando le preguntaron su parecer sobre las opiniones de Sabisky en una entrevista con el canal Sky News.

"No me voy a meter a comentar sobre ese individuo, es un tema de Dominic Cummings y el Número 10", respondió en referencia a la sede del gobierno británico.

Mientras tanto, las denuncias se acumulaban en la oposición y empezaban a dirigirse directamente contra el premier y su silencio.

"Boris Johnson debería tener el coraje de hacer una declaración con sus propias palabras sobre por qué hizo esta designación, sobre cuáles son sus posiciones y su visión, en especial, sobre la eugenesia", exigió la primera ministra del gobierno autónomo de Escocia, Nicola Sturgeon, en su Twitter.



"No puedo creer que el Número 10 se niegue a comentar sobre Andrew Sabisky", escribió la diputada conservadora Caroline Nokes en su Twitter.

La presión no quebró el silencio del gobierno británico, pero sí terminó forzando la renuncia del joven bloguero.

"La histeria mediática por mi material viejo en internet es una locura, pero yo quería ayudar al gobierno, no ser una distracción; por eso decidí renunciar como contratado; espero que el gobierno contrate más personas con buenos antecedentes de análisis geopolíticos y que los medios aprendan a dejar de seleccionar solo algunas citas", escribió Sabisky en su Twitter, mientras las criticas en su contra aún se multiplicaban.