16/02/2020 entrevista

Cortina, el socialista que elogia a Rodrguez Larreta y pondera a Martn Guzmn

El legislador porteño por el Partido Socialista asegura que la mejor presidencia fue la de Néstor Kirchner, elogia Horacio Rodríguez Larreta y lo diferencia de Mauricio Macri, y considera positiva la gestión de Martín Guzmán en la negociación de la deuda.

Por Lucas Gonzlez Monte


Roy Cortina, legislador porteño y dirigente del Partido Socialista, consideró que "la dirigencia le tiene que dar una luna de miel muy larga" al presidente Alberto Fernández "porque recibió una situación muy compleja", ponderó el trabajo "silencioso" del ministro Martín Guzmán y, además, elogió a Horacio Rodríguez Larreta, a quien considera "uno de los dirigentes más importantes de la oposición".

En diálogo con Télam, Cortina volvió a defender la participación del socialismo porteño en la lista que encabezó Rodríguez Larreta, dirigente a quién destaca por conducir la Ciudad con "orientación socialdemócrata", y lo diferencia de Mauricio Macri que, en cambio, llevó adelante "un proyecto de modernización excluyente" desde el gobierno nacional.

El gobierno de Macri fue un proyecto de modernización excluyente


Su participación en la lista de Juntos por el Cambio le valió tensiones con la dirigencia nacional del Partido Socialista, a la que critica por no haber podido construir una "opción clara de centroizquierda" y Cortina anunció ahora que competirá en las internas de este año para "modernizar" al PS.

-Cortina, se aproxima el proceso de renovación de autoridades en el Partido Socialista ¿Cómo encara ese proceso?

-El PS ha tenido un retroceso muy grande: hasta el ingreso de Enrique Estévez había bajado de 11 diputados nacionales a cero, había perdido su representación en el Senado, perdió Santa Fe y, sobre todas las cosas, es un partido que ha escurrido cuatro millones de votos de (Hermes) Binner y que perdió su capacidad y vitalidad para liderar la renovación de la centroizquierda. Creemos que -más allá de todo lo que se le reconoce- hay un ciclo agotado con esto de un socialismo centrado en Santa Fe.

-Ese Socialismo que consiguió cuatro millones de votos lo hizo en alianza con otros partidos que en 2019 formaron parte de otras ofertas electorales. ¿Cómo se configura hoy esa centroizquierda y cual es el rol que ve para el PS?

-El PS es un partido socialdemócrata, que pretende contribuir a una serie de cambios culturales graduales y construir una opción política racional, no por fuera de la grieta, sino siendo conscientes de la configuración de la grieta, siendo un partido 'pivote', tratando de respetar lo mejor y ofreciendo alternativas a un 15, a un 20 por ciento de los argentinos que no se sienten representados. Si yo tengo una opción en la Ciudad que es valorada por el 65% de los porteños y desde nuestro punto de vista es una buena gestión, no puedo contaminarme por la polaridad cultural en la que todo se simplifica para decir 'Larreta es Macri, Macri es el saqueo'. No lo hicimos antes, cuando era diputado (nacional) y gran parte de la oposición era anti-k; nosotros salimos a reconocer las cosas que hizo bien el kirchnerismo.

Me deja tranquilo el intento de negociación, muy trabajoso, muy silencioso, que está llevando adelante el ministro Martín Guzmán


-Usted se encargó de decir que la participación del PS en la boleta de JxC de la Ciudad no era un apoyo a Macri. ¿Por qué, en todo caso, Rodríguez Larreta no es Macri?

-Cuando me dicen "vos avalás lo que hace Macri en lo nacional", digo que Macri tuvo el tablero de comando de la economía y del sistema de prioridades y sacrificios cuando fue gobierno nacional. Yo no estoy de acuerdo con esas prioridades y creo que fracasó. Larreta conduce la Ciudad con una orientación que la tienen muchos gobiernos socialdemócratas en el mundo. A mi me puede insultar un militante de izquierda o del kirchnerismo, pero la mayoría me felicita por lo que hizo el socialismo ¿Por qué yo fui con Rodríguez Larreta? Porque, ante el menú de opciones, fui con un gobierno que tiene más claros que oscuros. Yo me senté con él: mi posición ante los errores que cometió en educación no va a cambiar y se necesita un sesgo más social. "Por eso sumamos al socialismo", fue la respuesta de Rodríguez Larreta. Él ve la problemática de la desigualdad.

-¿Cuáles fueron esas prioridades del gobierno de Macri a las que alude y que no comparte?

-El gobierno de Macri fue un proyecto de modernización excluyente. Pero acá está el tema de la tierra arrasada. Por más que haya sido un gobierno malo y yo esté en las antípodas del pensamiento económico, el peor gobierno no es el de Macri: fue el de (Carlos) Menem, que fue la continuidad en democracia de (Alfredo) Martínez de Hoz, y el segundo más malo fue el de (Fernando) De La Rua. El tercero es el de Macri. Yo sé reconocer que fue mejor el de Néstor Kirchner, que fue polémico el de Cristina, pero en aras de no simplificar. Yo estoy mirando con mucha atención a lo que hace Alberto y creo que la dirigencia le tiene que dar una luna de miel muy larga porque es una situación muy compleja. Pero cometería un error el presidente si dice que el origen de todo está en los cuatro años de Macri.

-Ya dijo que hay que darle tiempo al Gobierno. ¿Cuál es su postura sobre el tema deuda externa?

-A mí me deja más tranquilo el intento de negociación, muy trabajoso, muy silencioso, que está llevando adelante (el ministro Martín) Guzmán que el que hizo (el gobernador bonaerense Axel) Kicillof, que fue una payasada, que dejó mal parada a la Argentina. Eso es típico de un sector del kirchnerismo, no de Alberto: un gran relato exaltado y logros menores. Yo sería muy cuidadoso de no repetir los errores de Kicillof a nivel nacional. La negociación viene ahora: hay que ser cauteloso y hay que darle la luna de miel al gobierno.