13/02/2020 La Haya

Por las sanciones, Venezuela denunci ante la CPI a EE.UU por "crmenes de lesa humanidad"

El canciller Arreaza afirmó: "Tenemos la convicción de que las consecuencias de las medidas coercitivas unilaterales constituyen crímenes de lesa humanidad, son ataques generalizados y sistemáticos".


Venezuela denunció este jueves a Estados Unidos ante la Corte Penal Internacional (CPI) por considerar que las sanciones económicas que le impuso configuraban "crímenes de lesa humanidad", afilrmó el canciller Jorge Arreaza.

"Tenemos la convicción de que las consecuencias de las medidas coercitivas unilaterales constituyen crímenes de lesa humanidad, son ataques generalizados y sistemáticos", dijo Arreaza en conferencia de prensa en La Haya.

El funcionario sostuvo que las sanciones "son una sentencia de muerte para el pueblo venezolano" y "se parecen a la persecución al pueblo judío durante el Holocausto o a la persecución del pueblo palestino", según la cancillería venezolana en Twitter y la agencia de noticias EFE.

Agregó que "las medidas coercitivas unilaterales son armas de destrucción masiva" a las que "más de 35 resoluciones de la Asamblea General de la ONU califican de contrarias al derecho internacional" y que "solo con el multilateralismo" podrán ser vencidas.


Arreaza aseguró que la denuncia "está debidamente sustentada, con análisis de expertos externos y dividida en diferentes sectores donde afectan las medidas", y advirtió que Venezuela seguirá "dando esta batalla" en "todos los foros, en el ámbito internacional".

Añadió que "si la CPI emprende las investigaciones y logra dar con los responsables, encontrará a ciudadanos venezolanos que piden esas sanciones".

Desde 2008, Washington aplicó diversas sanciones a funcionarios del gobierno chavista a los que acusa de corrupción, narcotráfico, lavado de activos, financiamiento del terrorismo y violación de derechos humanos, según los casos.

Esas medidas, que implican restricciones comerciales, financieras y migratorias, y que en algunos casos abarcan a parientes de funcionarios, se hicieron más frecuentes y masivas en el último año, luego de que Estados Unidos -lo mismo que otros 58 países- desconociera el mandato actual del presidente Nicolás Maduro por considerar que surgió de elecciones irregulares.