14/02/2020 literatura

La poesa se revitaliza: nuevos pblicos a travs de las redes y nuevos lenguajes

El género se adapta a los nuevos medios y se inserta con autores y editoriales que han sabido interpretar la vorágina de los lenguajes tecnológicos.

Por Claudia Lorenzn


La poesía argentina se presenta hoy con una gran vitalidad en la producción literaria como un género que rompió con la solemnidad y se abre a nuevas formas de representación de la mano de editoriales independientes, según Juan Diego Incardona y Luz Pearson, que participarán del Festival de Poesía del Riachuelo el sábado en el espacio de arte MUNAR, del barrio de La Boca, junto a Luciano Lamberti y Washington Cucurto.

La poesía logró en los últimos tiempos una nueva visibilidad con discursos que descontracturaron las formas de expresión, al tiempo que se mixturó con otros lenguajes como el teatral y performático, y obtuvo una mayor circulación a través de las redes y las lecturas en público que permitieron un mayor acercamiento de los lectores.

Para Incardona, la vitalidad de la poesía arrancó "en los 90 con editoriales independientes y ciclos de poesía como una forma de resistencia a bajo costo para que los poetas pudieran reunirse y hacer circular sus poemas".

En esos años el género "descontracturó los lenguajes, rompió con la solemnidad e hizo ingresar la oralidad y lo cotidiano" generando "líneas de continuidad que llegan hasta hoy con fenómenos como el slam de poesía, la mezcla de poesía con teatro y la performance", precisó el escritor en diálogo con Télam.

Las palabras en nuevos formatos

En esa línea, la poeta Luz Pearson sostiene que la producción poética actual se resignificó a través de "la exploración de las formas, el libro en vivo, lo performático, y de las redes: la poesía como imagen en Instagram, actualizaciones de estado, listas en Spotify, podcast, poesía en Youtube; el poema como cita, meme, story, clips de videos y pistas de spotify".

Estos escritores, que en sus obras evocan paisajes costeros, territorios limítrofes y el mismo barrio de La Boca, participarán del Festival de Poesía que abarca la cuenca Matanza-Riachuelo como una fuente de relatos que integran el patrimonio histórico de la ciudad de Buenos Aires.

"La poesía en Argentina es lo que preserva la voz de los pueblos y de las zonas: pienso por ejemplo en cómo se lee poesía en el litoral o en Tucumán o en Salta. Hay un ritmo muy zonal -y no hablo del acento- que tiene que ver con la representación de ciertos imaginarios", explicó a Télam el poeta cordobés Carlos Godoy, uno de los organizadores de la iniciativa.

Para el autor de "Escolástica peronista ilustrada" la poesía "tiene algo de magnético, algo de atávico y la potencia de la oralidad vuelve mucho más interesante y hasta revelador un recitado o una lectura de poesía que de narrativa".

Creador de una saga de siete obras ambientadas en el conurbano bonaerense, Incardona recuerda que "la cuenca del río Matanza aparece bastante en mis libros, especialmente en 'El campito' aunque anclada en una geografía de género fantástico y en clave de ciencia ficción, donde la contaminación origina mutaciones en animales y plantas, y hay afluentes que debido a la acumulación de aceites se prenden fuego".

En el libro de cuentos "Villa Celina", "el río se manifiesta en clave realista como un lugar de aventuras, similar a un Mississippi contaminado, donde no hay peligro pero donde la naturaleza es rara y barrosa", explicó el escritor.

El encuentro propone abordar a través de lecturas y debates, textos escritos desde los márgenes, lo que para Incardona permite "construir más subjetividad y una zona literaria que se distancia de la idea de lo que es central. En ese borde uno puede encontrar vocabularios, temáticas, códigos y jergas que pueden ser originales, novedosos porque no tienen tanta historia literaria, y aparecen poco en la literatura argentina con voz propia".

Un paisaje inspirador

"El borde de Buenos Aires apareció mucho en la literatura argentina como fruto de un viaje exótico o peligroso cercano, pero no hay tanto escrito hasta los 80 o 90 del conurbano de autores que habitan esa zona. Pertenezco a un movimiento de escritores que después de 2001 en especial escribimos sobre el conurbano, o sea que la idea de borde o periferia como si fuera un río también se nos da pensándolo en términos urbanos", afirmó el escritor.

Sobre esta idea de periferia, durante el encuentro "Luz Pearson leerá unos poemas sobre la expedición a La Boca o del Riachuelo como borde", adelantó Godoy quien rescata la idea borgeana acerca de que darle "la espalda al río, la ciudad se enfocó más en el centro y se dejó de atender al río de La Plata y al Riachuelo".

Desde el festival "tratamos de promover los relatos que hay entorno del Riachuelo como esa experiencia bucólica y natural que se da cuando uno interactúa con un espacio que es una ribera, con agua moviéndose, barcos, lanchas, botes, la vida que hay en las riberas. Porque creemos que revalorizando los relatos y las expresiones de la ribera, vamos a lograr que el Riachuelo vuelva a ser navegable", consideró Godoy.
 

En el caso de Cucurto, el barrio de La Boca, donde vivió durante muchos años, aparece en sus crónicas, cuentos y novelas. No obstante, se define como un "escritor urbano" y por lo tanto su "acercamiento a ríos y a la naturaleza en sus libros sucede de manera más fantasiosa".

El festival se iniciará al mediodía y se extenderá hasta la medianoche en Pedro de Mendoza 1555, donde habrá una feria de la que participarán 40 editoriales y djs musicalizando en vivo y workshops en torno a la temática ribereña. Además de los autores mencionados leerán Alejandro Jorge, Flavia Soldano, Leandro Selén, Leonardo Sabbatella y Guido Veneziale.