13/02/2020 tensiones

El Parlamento sirio reconoci el genocidio armenio

Fue después de los combates que se registraron en el Norte de Siria y de que Turquía anunciara el envío de refuerzos a la zona de guerra.


El Parlamento sirio reconoció hoy el genocidio armenio a manos del Imperio Otomano, en medio de tensiones con Turquía tras mortíferos combates en el norte de Siria y horas después de que Ankara anunciara el envío de refuerzos a la zona de guerra.

Adoptada por unanimidad, la resolución deplora además cualquier intento de negar "la verdad histórica" de que la matanza de unos 1,5 millones de armenios de 1915 a 1917 por el antecesor de la Turquía moderna haya sido un genocidio.

"El Parlamento condena y reconoce el genocidio cometido contra los armenios por el Estado Otomano a comienzos del siglo veinte", dijo la resolución aprobada por la cámara en Damasco, informó la agencia de noticias estatal siria SANA.



La lucha de Armenia

Armenia ha hecho del reconocimiento del genocidio su prioridad en política exterior, y gobernantes y Parlamentos de unos 30 países, entre ellos Argentina y Estados Unidos, han reconocido el genocidio armenio o aprobado leyes o resoluciones en ese sentido.

El papa Francisco lo ha calificado de "primer genocidio del siglo 20".

Turquía rechaza las acusaciones de genocidio y dice que tanto armenios como turcos murieron como resultado de la violencia desatada por la Primera Guerra Mundial. Ankara cifra los muertos en algunos cientos de miles.

El conflicto

La adopción de la moción coincide con altas tensiones militares entre los dos países vecinos luego de la muerte de 13 soldados y un traductor civil turcos en la última semana en combates con el Ejército sirio en la provincia de Idleb, en el norte de Siria.

El Ejército sirio ha tomado cientos de poblados desde que en diciembre pasado redobló una ofensiva en Idleb, que es el último bastión de los rebeldes alzados en armas desde 2011 contra el gobierno del presidente Bashar al Assad.

Desde 2017, Turquía tiene fuerzas en Idleb y otras partes del norte de Siria que usa para apoyar a grupos rebeldes que combaten a su vez al Ejército sirio y a fuerzas kurdosirias a las que Ankara considera una amenaza para su seguridad.

Junto a Rusia, que apoya a Siria y cuyas fuerzas también participan de la ofensiva en Idleb, Turquía es uno de los actores extranjeros clave en Siria, pero un acuerdo de cese al fuego alcanzado con Moscú en 2018 para esa provincia nunca fue respetado.

Los combates han obligado a unas 700.000 personas a abandonar sus hogares en Idleb desde diciembre, en lo que la ONU ha definido como el mayor éxodo de civiles en nueve años de guerra en Siria.

La advertencia de Erdogan

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió a Siria que antes de fin de mes debe retroceder en Idleb hasta la línea del alto el fuego acordado en 2018, y ayer amenazó con atacar a sus fuerzas en cualquier parte del país árabe si vuelven a agredir a tropas turcas.

Turquía acusa a Siria de violar los acuerdos alcanzados con Rusia y exige a Moscú que "controle" al Ejército.

La respuesta de Rusia

Pero Rusia dice que es Turquía la que no ha respetado los acuerdos y ha agravado la situación en Idleb, y que tampoco ha neutralizado a los grupos rebeldes para poder aplicar la desmilitarización de la zona contemplada en los acuerdos de hace dos años.

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, dijo hoy que su país enviará refuerzos por segunda semana seguida a Idleb para "implementar y garantizar el alto el fuego".

"Se adoptarán todas las precauciones y se usará la fuerza contra todos aquellos que no respeten el alto el fuego", agregó en declaraciones a la agencia de noticias estatal turca Anadolu.

Estados Unidos envió ayer a Ankara a su enviado especial para Siria, James Jeffrey, quien reiteró que Washington respalda el "derecho a defenderse" de Turquía contra el Ejército sirio en Idleb.

También ayer, Erdogan habló por teléfono con su par ruso, Vladimir Putin, sobre la situación en el norte de Siria.

El Kremlin dijo que en la conversación telefónica se subrayó la importancia de aplicar plenamente los acuerdos ruso-turcos.

Dmitry Peskov, el vocero de Putin, dijo que pese a promesas de Turquía, rebeldes islamistas han continuado atacando a las tropas sirias y amenazando instalaciones militares rusas en Siria, algo que calificó de "inadmisible".

El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, anunció ayer que una delegación turca viajará próximamente a Moscú para tratar la situación en Idleb tras terminar sin acuerdo dos contactos entre delegaciones de los dos países esta semana en Ankara.