11/02/2020 Trbunales

Piden exhumar el cuerpo de un empresario: sospechan que pudo ser un homicidio

El hijo de del empresario Roberto Rubén Melo (65), quien fuera hallado muerto en su domicilio de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, realizó una denuncia porque sospecha que no fue una muerte natural.

Un hombre pidió a la Justicia exhumar el cadáver de su padre, un empresario de la construcción que el 1 de febrero fue encontrado muerto en su casa de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, porque sospecha que pudo haber sido víctima de un homicidio, informaron fuentes judiciales.

Además, Alejandro David Melo Albarenga (38) presentó  una denuncia por "usurpación, lesiones y amenazas" contra su madre y la pareja de ella, a quienes acusó de quedarse con la casa de su padre, identificado como Roberto Rubén Melo (65), tras su deceso.

El abogado Ignacio Trimarco, representante del hijo, aseguró a Télam que "hubo muchas irregularidades por parte de la policía como no haber convocado a peritos, no haber secuestrado los teléfonos celulares y no haber realizado una autopsia para determinar las causas de la muerte".

Según la denuncia que fue ratificada ante el fiscal Claudio Fornaro, a cargo de Homicidios Dolosos de La Matanza, el sábado 1 de febrero cerca de las 10 Melo Albarenga recibió un llamado de la madre de una amiga suya, quien le informó que su padre había fallecido.

Al llegar a la vivienda ubicada en Belgrano 706 de Ramos Mejía, partido de La Matanza, el hijo y su novia vieron que la puerta estaba abierta y que "llamativamente" estaba su madre.

Es que la mujer y su padre estaban divorciados desde marzo de 2018 pero separados de hecho hacía más de 20 años.

De acuerdo al testimonio, junto a la madre se encontraba el novio de ella desde hace más de 15 años y personal de la comisaria 2da. de Ramos Mejía.

Los policías le informaron que una vecina se había comunicado al número de emergencias 911 porque había malos olores y, dado que no veían movimiento en la casa desde ya hacía varios días, se acercaron al lugar, forzaron la puerta de entrada y encontraron a su padre sin vida, con un alto grado de descomposición porque la data de su muerte era de aproximadamente diez días antes.

El hombre añadió que la madre había llamado a la policía y que no sabía porque estaba ella ahí, ya que la relación con su ex marido era "muy conflictiva".

"A pesar del fuerte olor, es mi deseo ingresar a la casa de mi padre y verlo, lo que realizo en compañía de la policía, advirtiendo en tal momento que la casa se encontraba revuelta, había cajones abiertos y cosas tiradas por el piso, y llego hasta el lugar donde estaban los restos de mi padre, no pudiendo resistir tal situación salgo de la casa, sin antes advertir que al lado de mi padre se encontraba su teléfono celular", relató en la denuncia.

Siempre de acuerdo a la versión de Melo Albarenga, la policía le dijo que no tenían más nada que hacer dado que había sido una "muerte natural" y que debía comunicarse con una funeraria para que el cuerpo sea retirado, ante lo que les consultó si no iban a realizar ningún tipo de investigación, tras lo cual le respondieron que "no".

Tras comunicarse con una empresa de sepelios, los empleados concurrieron a retirar el cadáver y en ese momento advirtió que el novio de su madre tenía el celular del fallecido en sus manos, por lo que pidió que lo dejara porque podría contener información útil pero su madre lo insultó y amenazó.

Luego, con ayuda de sus suegros comenzó a cambiar la cerradura del inmueble hasta que su madre y el novio comenzaron a darles golpes de puño y patadas delante de los vecinos y los empleados de la funeraria.

"Logran quitarnos de la puerta, ingresando ellos a la casa de mi padre y cerrando la puerta, para nunca mas salir de allí", aseguró el hombre.

Ante esa situación, Melo Albarenga llamó a la policía le contó al personal lo que había ocurrido, aunque le dijeron que no podían sacarla de la casa porque ella decía ser la dueña.

Sin embargo, el hombre presentó en la fiscalía de La Matanza copia de la escritura de la vivienda en la cual consta que fue una donación efectuada por su abuelo hacia su padre, por lo cual es él el único heredero natural.

"Por recomendación del personal policial nos acercamos hasta la comisaria de la mujer, donde se niegan a recibirnos la denuncia y nos indican que debíamos ir a la comisaria de Ramos Mejía, lo que así realizamos y en dicha ocasión a pesar de haberles relatado toda la situación solamente le recibieron la denuncia por las lesiones de mi concubina", concluyó.

Tras la presentación judicial, el fiscal Fornaro convocó a Melo Albarenga para que ratifique la denuncia y dispuso una una serie de medidas tendientes a dilucidar el caso.

Melo Albarenga amplió esta mañana el escrito que había presentado y sumó un nuevo dato: La camioneta de la víctima fue transferida ayer a nombre del novio de su madre.