24/01/2020 Adultos mayores

Los ejes del trabajo del PAMI, que por primera vez tiene un rea de Derechos Humanos y gnero

Capacitaciones en igualdad de género para el personal y la creación de una red de adultas mayores, son algunas de las acciones del área de Derechos Humanos.



Capacitaciones en igualdad de género para el personal, programas específicos para personas travestis y trans, profesionalización de las cuidadoras, una guía de lenguaje inclusivo y la creación de una red de adultas mayores, son algunos de los ejes de trabajo del área de Derechos Humanos que por primera vez funcionará en el PAMI.

Así lo indica el proyecto, al que tuvo acceso Télam, sobre las acciones previstas para incluir la perspectiva en derechos humanos del organismo.

"La igualdad real y el respeto a la identidad de género y orientación sexual, el enfoque de los derechos humanos en las políticas destinadas tanto al personal como a todas las personas afiliadas", figuraban en el texto entre las principales políticas institucionales del área.

Para concretarlas, PAMI planea presentar una guía de lenguaje inclusivo y no sexista para "evitar expresiones discriminatorias, visibilizar el género cuando lo exija la situación comunicativa y no visibilizarlo cuando no lo exija la situación comunicativa".

La herramienta que se presentará en los próximos días tiene ejemplos prácticos sobre cómo utilizarlo en las distintas comunicaciones institucionales y toma recomendaciones en ese sentido de Naciones Unidas.

"Se trata de aplicar políticas de género con enfoque gerontológico, en base a lo estipulado por la Convención Interamericana sobre Derechos de las Personas Adultas Mayores", firmada por Argentina.



El plan de igualdad interno contemplará capacitaciones online para el personal y reuniones en distintas regionales del PAMI del país.

También se aplicará la ley Micaela que prevé que todas las personas que trabajen se capaciten en igualdad y violencia de género, aunque por tratarse de una obra social no está obligada a implementarla.

"Se trata de aplicar políticas de género con enfoque gerontológico, en base a lo estipulado por la Convención Interamericana sobre Derechos de las Personas Adultas Mayores", firmada por Argentina.

Precisamente una de las funcionarias que participó de la elaboración de la Convención es la médica gerontóloga especializada en personas mayores, Mónica Roqué.

La profesional es secretaria de Derechos Humanos, Gerontología Comunitaria, Género y Políticas de Cuidado, espacio que se inauguró con esta gestión que encabeza Luana Volnovich.

También, desde su creación en 1971, la obra social tiene por primer vez una gerencia de Género que está a cargo de la especialista Adriana Herrero.

Desde esa área se impulsará la profesionalización de las cuidadoras, la inclusión de las personas travestis y trans y la construcción de una red de adultas mayores.

Asimismo, se impulsa la creación de lactarios para trabajadoras en las distintas sedes del PAMI, la elaboración de un protocolo interno para actuar ante casos de violencia de género y abusos "consensuado con el personal, académicas y funcionarias del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad".

El Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, más conocido como PAMI por las siglas que lo definió en su fundación como Programa de Asistencia Médica Integral, es la obra social más grande de Latinoamérica y su función es garantizar el derecho al acceso a la salud integral a cinco millones personas jubiladas, a sus familiares a cargo, pensionadas y pensionados, y veteranos de Malvinas.