24/01/2020 Banco Nacin

"Nuestra deuda no se fug del pas", afirm la empresa Vicentn

Mediante un comunicado, la compañía de agronegocios que tiene una deuda de 18.000 millones de pesos con el Banco Nación, asegura que el dinero de los créditos fue invertido en bienes productivos.


La cerealera Vicentín aseguró hoy que la deuda de la empresa "no se fugó del país sino que está invertida en bienes productivos" y lamentó que “se ponga en tela de juicio la actuación” de las ex autoridades del Banco Nación, entidad con la que financia su actividad “desde hace más 50 años”.

A través de un comunicado, la compañía de agronegocios aclaró su postura respecto a la puesta en duda sobre el origen de la deuda por más de 18.000 millones de pesos que mantiene con el Banco Nación, adquirida durante la anterior gestión.

“Nuestra deuda no fugó del país, sino que está invertida en bienes productivos” aseveró la firma en un comunicado en el que precisó que desde diciembre ingresó en cesación de pago por “stress financiero”.

La compañía -uno de los principales aportantes corporativos a la campaña proselitista de Juntos por el Cambio en los últimos comicios- salió así a responder las acusaciones de presuntas “maniobras fraudulentas” en las que había incurrido en connivencia con las ex autoridades del Banco Nación.

“El Banco de la Nación Argentina fue siempre, desde hace más de 50 años, la institución financiera más importante para Vicentín y a lo largo de los distintos cambios de Gobierno, siempre se ha manejado de manera institucional”, señaló el comunicado de la cerealera radicada en la provincia de Santa Fe.

En esa línea, agregó que lamenta "que se ponga en tela de juicio la actuación de esta institución que manejó una realidad compleja, a nuestro entender, de la mejor manera posible”.

La empresa explicó las razones de su cesación de pagos anunciada en diciembre por las “fuertes inversiones” en los últimos 20 años en plantas de biodiesel, etanol, molienda de soja y puertos, “contrayendo para ello endeudamiento de distintas instituciones, en su mayoría internacionales”.

La firma recordó que la situación económica del país “comenzó a deteriorarse a partir de la crisis financiera de 2018” y que se agravó “con la incertidumbre política de 2019”, lo cual “imposibilitó la renovación de líneas de crédito”.

Para la empresa, “el retiro de los depósitos en dólares de los bancos locales y el tradicional estancamiento de nuevas financiaciones del exterior en períodos eleccionarios, afectaron nuestras líneas de crédito”.

Por último, el comunicado indicó que “el Directorio de Vicentín está abocado las 24 horas, 7 días a la semana, a explorar distintos caminos de salida de su situación, priorizando la puesta en funcionamiento nuevamente de sus activos, que permitirá mantener las fuentes de trabajo y refinanciar los pasivos de manera razonable”.