01/01/2020 Hong Kong

Marcha de miles de ciudadanos debi suspenderse tras algunos choques

La protesta debió suspenderse por pedido de la Policía apenas iniciada y tras incidentes con algunos manifestantes.


Una nueva protesta de miles de ciudadanos de Hong Kong contra el gobierno de China debió suspenderse por pedido de la Policía apenas iniciada y tras incidentes con algunos manifestantes que habían vandalizado una sede bancaria.

Durante la marcha, organizada por el Frente Civil de Derechos Humanos, que en otras ocasiones logró movilizar a más de un millón de personas, los manifestantes renovaron sus demandas al gobierno de mayor apertura con carteles y cantos.

Aunque la protesta había sido autorizada por la Policía, la fuerza pidió luego al Frente que pusiera fin a la marcha después de que algunos manifestantes atacaran una sucursal del HSBC, lo que provocó que los agentes les rociaran con gas pimienta.

Se produjo entonces un momento en el que mientras miles de personas comenzaron a alejarse de la zona -aunque acusaban a la Policía de "atrapar a la multitud"-, otros manifestantes, situados en primera línea, formaron cadenas humanas sin aparente intención de irse.

El diario South China Morning Post detalló que agentes de la Policía lanzaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes en la zona de Wan Chai.

Además, la Policía detuvo a cinco personas, entre ellos un menor de 13 años, por poseer "mazas, palas y otras armas ofensivas", informó el cuerpo en un comunicado.

Decenas de miles de personas se habían reunido, bajo un cielo gris, en el Parque de la Victoria con la idea de marchar hacia la zona peatonal de Chater Road, en pleno centro financiero de la ciudad, reseñó la agencia EFE.

La marea de camisetas negras -color que suelen usar los manifestantes- se movía acompañada de otros que prefirieron disfrazarse de personajes de ficción como el Capitán América y de quienes optaron por cantar el himno "Gloria a Hong Kong" y ondear banderolas con los lemas "Caminamos hombro con hombro. Cinco demandas, ni una menos!" y "Sigamos luchando juntos en 2020".

Aunque los enfrentamientos no fueron tan intensos como en otras ocasiones, el distrito comercial de Mong Kok vio como los manifestantes más radicales bloqueaban carreteras, provocaban incendios e interrumpían el tráfico.

Las demandas de los manifestantes comenzaron en junio, cuando rechazaron un proyecto de ley de extradición a China continental, pero ahora incluyen una investigación independiente sobre excesos policiales, una amnistía a los más de 6.000 detenidos, la retirada del término "revuelta" a la manifestación del 12 de junio y el sufragio universal para elegir al jefe del Ejecutivo local.