29/12/2019 Ucrania

Kiev y separatistas pro rusos intercambian ms de 200 prisioneros

El intercambio benefició a más de 200 personas y marcó el primer logro diplomático en la relación del presidente ruso, Vladimir Putin, y su par ucraniano, Vladimir Zelenski.


Por primera vez en dos años, el gobierno de Ucrania y las milicias separatistas pro rusas que controlan parte de dos provincias del este del país concretaron hoy un intercambio de prisioneros que benefició a más de 200 personas y marcó el primer logro diplomático en la relación del presidente ruso, Vladimir Putin, y su par ucraniano,Viadimir Zelenski. 

El gobierno ucraniano entregó 127 prisioneros de guerra y los separatistas que tomaron el control de los gobiernos de las provincias de Donetsk y Lugansk en abril de 2014, a 76, todos militares. Algunos de los soldados, milicianos, mercenarios, policías y activistas liberados estaban detenidos desde el inicio de la guerra separatista, que ya mató a más de 13.000 personas.

"Me pegaron y torturaron para arrancarme información, pero no por mucho tiempo", contó a la prensa un feliz Alexander Danilchenko, uno de los veinticinco prisioneros ucranianos liberados por la autoproclamada república popular de Lugansk, según la agencia de noticias EFE.

El último intercambio de prisioneros había sido en 2017 y desde entonces el gobierno, los separatistas, Rusia y las potencias europeas mediadoras estaban intentando negociar otra liberación masiva.

El intercambio de hoy fue negociado en la cumbre de París de principios de mes, cuando Putin y Zelenski se reunieron cara a cara por primera vez.

Con la mediación de la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, se terminó de sellar el acuerdo, lo que además podría un primer paso para reactivar las negociaciones de paz, que también están estancadas hace un tiempo.

Pese a que en Rusia, Francia y Alemania celebraron el intercambio de prisioneros, en Kiev la reacción fue mixta.

Muchas personas no están de acuerdo con que cinco miembros de las fuerzas antidisturbios de la época del presidente derrocado Vicktor Yanukovich -hoy exiliado en Rusia- hayan sido incluidos en el intercambio de prisioneros.

Estos miembros del Berkut -como se conoce a este cuerpo de élite tan temido- fueron detenidos acusados por la muerte de más de un centenar de personas en el levantamiento popular que derrocó a Yanukovich y habilitó el ascenso de un gobierno pro europeo y pro estadounidense, la antesala para la anexión rusa de la estratégica península de Crimea y la declaraciones independentistas en el Este, fronterizo con Rusia.

Familiares de víctimas de esa represión le escribieron una carta al presidente Zelenski para pedirle que no los entregue a los separatistas porque, principalmente, no habían sido detenidos o tenían una conexión directa con la guerra independentista.

El intercambio de prisioneros se realizó en un puesto de control en Mayorsk, cerca del bastión separatista de Gorklovka, que conecta la zona de Donestk controlada por los milicianos con el territorio en manos de Kiev.

La Cruz Roja y Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) monitorearon todo el proceso para garantizar que todas las condiciones del acuerdo se cumplan.

Según el diario ruso Novaya Gazeta, uno de los prisioneros que Kiev entregó es el ciudadano brasileño Rafael Lusvarghi, condenado en 2017 a trece años de cárcel por combatir con los separatistas.

Aunque este intercambio de prisioneros fue masivo, no superó al anterior de diciembre de 2017, cuando se canjearon a más de 300 personas.