27/12/2019 cine

"Desafiamos ms arquetipos en esta nueva pelcula", dijeron los directores de Frozen 2

Jennifer Lee y Chris Buck, directores de la cinta de animación musical de Disney, charlaron con Télam antes de la llegada del film a los cines argentinos, la semana próxima.


Jennifer Lee y Chris Buck son los directores de la cinta de animación musical de Disney “Frozen 2”, que llega la próxima semana a los cines argentinos, y en charla con Télam aseguraron que en esta secuela se plantearon “desafiar más arquetipos” de las historias de princesas que en la original.

Es que uno de los aspectos más elogiados de la multigalardonada “Frozen: Una aventura congelada” (2013), de la que también fueron responsables, era que las protagonistas, la reina Elsa y su hermana la princesa Anna, no esperaban a ningún “príncipe azul” para que resolviera sus problemas.

“Creo que son dos mujeres increíblemente fuertes, y nos enfocamos mucho más en la familia y en la hermandad entre ellas que si tenían o no un interés romántico”, señaló Jennifer Lee, quien además de su rol como directora, guionista y productora es desde el año pasado la directora de Contenidos de Disney Animation.

Frozen 2

Sin experiencia previa en la dirección, se aventuró en dupla con Chris Buck para “Frozen” y la cinta resultó ser un éxito arrollador: hizo extremadamente popular la banda sonora, ganó dos Oscar a mejor película animada y, justamente, mejor canción original por la viral “Let it Go” y recaudó más de 1.200 millones de dólares en la taquilla.

Inspirada en el cuento de hadas de Hans Christian Andersen “La reina de las nieves”, “Frozen” contaba la historia de una joven reina que tenía poderes mágicos que le permitían crear y manipular el hielo y la nieve, aunque la falta de control sobre sus habilidades le hacían temer ser un riesgo para sus seres queridos y huía a recluirse en la montaña.

Con la ayuda y el amor de su hermana Anna, Elsa conseguía finalmente aceptarse a sí misma y salvar al reino de Arendelle de las ambiciones de poderes extranjeros.

La secuela llega ahora a Argentina con desfasaje respecto de su estreno mundial, que fue el pasado 22 de noviembre, y se espera que conquiste a los más chicos (y no tanto) en las vacaciones de verano.

Precedida por varias nominaciones para los Globo de Oro y los Critics' Choice Awards, y una pegadiza banda de sonido nuevamente creada por Kristen Anderson-Lopez y Robert Lopez, la trama retoma la historia de Elsa partiendo de una pregunta: ¿por qué nació con poderes mágicos?

La búsqueda del origen de sus poderes y la necesidad de develar los misterios de su pasado familiar, llevarán a Elsa, Anna, Kristoff y Olaf a una nueva y peligrosa aventura.

Télam: Al final de “Frozen” Elsa por fin se aceptaba a sí misma y tomaba control de los poderes que había suprimido por mucho tiempo. ¿No hubo un “y vivieron felices por siempre”?
Jennifer Lee: Si bien ella se acepta a sí misma, la vida siempre sorprende con algo inesperado. Empieza a escuchar una voz que la llama y sus poderes están creciendo, y siente que tiene que haber una razón que conecte todo. No puede ignorarlo y es hora de que averigüe de dónde proviene.

Chris Buck: Sí, definitivamente va a intentar descubrir qué hay detrás de todo eso y va a seguir esa voz que la lleva hacia lo desconocido. Quiere saber también de dónde provienen sus padres y qué la une a ellos.

T: “Frozen” es también una historia de hermanas. ¿Qué fue de Anna?
JL: Anna está mejor que nunca, ella sí está viviendo el “y vivieron felices por siempre”. Ahora tiene una familia; con Kristoff llevó su relación a un punto más profundo aunque luego de su experiencia en la película anterior lo está llevando más lento, sin apresurarse. En la primera cinta no tenía nada que perder y por lo tanto era temeraria, pero ahora tiene todo que perder, y eso juega una parte importante en cómo va a enfrentar cada paso.

T: Hacer una secuela de un éxito tan grande como fue “Frozen” debe ser intimidante. Antes de embarcarse en este proyecto, ¿sentían la presión de estar a la misma altura?
CB: Estamos conscientes de esa presión, pero aprendimos bien pronto que teníamos que tratar de dejarla del lado de afuera de la puerta. Hicimos esta película de la misma manera en que hicimos la anterior, que es enfocándonos primero en el desarrollo de los personajes, luego en la trama y finalmente convocamos a los compositores para que las canciones se incorporaran naturalmente.

T: La primera película subvirtió algunos de los arquetipos clásicos de Disney, como en el hecho de que Elsa no tuviera ningún interés romántico o que no hubiera un “príncipe azul” para salvar a todos.
JL: Para nosotros se trataba de que tuviera autenticidad. Y desafiamos más arquetipos en esta nueva película, incluso con el personaje masculino de Kristoff. Tenemos dos mujeres que lideran un reino, y nos resultaba interesante que ser princesa fuera mucho más que ser anfitrionas de pomposas fiestas.

T: Mucho se habló del rumor de que Elsa pudiera ser el primer personaje protagónico de Disney en tener un romance abiertamente gay. ¿Cómo toman que los fans estuvieran emocionados con esa idea?

JL: Nos encanta que la gente que se ve reflejada en Elsa se sienta empoderada y vea que el amor es más fuerte que el miedo. Todas las clases de amor. Sin embargo, para esta película no estábamos interesados en que ella tuviera un interés romántico, ya que tiene el peso del reino y del bosque encantado sobre sus hombros además de tratar de entender sus poderes.