18/12/2019 Reino Unido

Se agudiza la crisis interna del laborismo tras la derrota electoral

"El resultado nos trajo vergüenza. Decepcionamos a nuestro país", dijo el ex primer ministro Tony Blair. La vocera de la diplomacia británica ya se anotó en la carrera para suceder al cuestionado Jeremy Corbyn.


Tras la derrota electoral del 12 de diciembre, la peor sufrida en 85 años, el ex primer ministro e histórico dirigente Tony Blair consideró "imperdonable" el desempeño del Partido Laborista, en una jornada en la que la vocera de la diplomacia británica ya se anotó en la carrera para suceder al cuestionado Jeremy Corbyn.

"El resultado nos trajo vergüenza. Decepcionamos a nuestro país" afirmó Blair, -que gobernó el Reino Unido entre 1997 y 2007- y calificó de "imperdonable" el desempeño laborista en un momento crítico para el país, debido a su inminente retirada de la Unión Europea (UE).

En un discurso en Londres, el ex líder laborista alertó que tras la derrota del 12 de diciembre, en la que el laborismo perdió 59 escaños y redujo su representación a 203 diputados, lo que configura el peor resultado electoral desde 1935, esa formación opositora afrontará una "serias consecuencias" si no cambia el rumbo de sus propuestas políticas.

Blair subrayó que los laboristas deberán convertirse en una fuerza política "progresista moderna", con capacidad para ganar y mantenerse en el poder, según señaló la agencia de noticias EFE.

Lo cierto es que la crisis interna desatada por el revés electoral ya provocó el anuncio del actual líder laborista, Jeremy Corbyn, que anticipó que abandonará la dirección del partido a principios del año próximo, una vez que sea elegido su sustituto.

Corbyn se reunió anoche con los diputados laboristas, a los que les dijo que asumía la "responsabilidad" por el resultado electoral.

La carrera por suceder al dirigente caído en desgracia se inició hoy con el anuncio de la vocera del ministerio de Relaciones Exteriores del Partido Laborista, Emily Thornberry para los comicios internos del 7 de enero.

Thornberry, del sector del partido que apoyaba un segundo referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea, confirmó sus intenciones en un artículo en The Guardian, donde arguyó que cuenta con "la experiencia política y la visión estratégica" para enfrentarse al primer ministro conservador, Boris Johnson.

Esta diputada es la primera en anunciar que buscará encarnar al liderazgo laborista, aunque también hay versiones que señalan que habrá otros postulantes.

Entre ellos se mencionan al portavoz para el Brexit, Keir Starmer, la vocera de Empresas, Rebecca Long-Bailey, y los diputados Lisa Nandy, Clive Lewis, David Lammy, Jess Philips e Ivette Cooper.

Los "corbynistas" achacan la derrota al dominio del Brexit en los comicios y a una constante campaña hostil por parte de una prensa, mayoritariamente conservadora, mientras que otros diputados critican el liderazgo débil del dirigente izquierdista y su indefinición sobre la salida de la UE, consignó la agencia de noticias española.

Aunque, con la victoria conservadora, el Brexit el 31 de enero se da por hecho, internamente el laborismo sigue dividido entre los que en su momento defendieron cumplir con el referendo de 2016, que respaldó la salida del bloque, y los proeuropeístas que deseaban convocar una segunda consulta.