15/12/2019 Reino Unido

Corbyn asume su "parte de la responsabilidad" por la derrota del Laborismo

En una columna publicada en el diario The Guardian, el veterano socialista que ya anunció su renuncia al liderazgo partidario sostuvo que "la polarización del país por el Brexit dificultó (la campaña) de un partido con fuerte apoyo electoral de ambos lados".


A tres días de la peor derrota electoral en décadas para el Partido Laborista, su líder y candidato a primer ministro, Jeremy Corbyn, asumió hoy su "parte de la responsabilidad": "Ganamos el argumento, pero lamentablemente no logramos convertir eso en una mayoría a favor del cambio."

En una columna publicada en el diario The Guardian, el veterano socialista que ya anunció su renuncia al liderazgo partidario sostuvo que "la polarización del país por el Brexit dificultó (la campaña) de un partido con fuerte apoyo electoral de ambos lados" y argumentó que "pagó el precio por haber sido percibidos como intentando superar esa división o lanzando un nuevo referendo".

El Laborismo obtuvo 203 de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes en las elecciones anticipadas del jueves pasado, lo que supone la bancada laborista más reducida desde 1935. Como contrapartida, el Partido Conservador del primer ministro Boris Johnson hizo su mejor campaña desde Margareth Thatcher en 1987.

Desde que sorprendió a laboristas y británicos en general en 2015 al ganar las internas laboristas, Corbyn ha sido criticado por el establishment de su fuerza política por no representar sus posiciones políticas y por no lograr unir a todo el partido: las bases y la estructura más tradicional.

Una de las críticas más fuertes de los últimos años fue que no asumió una posición clara y contundente frente al Brexit.
Primero apoyó la opción de quedarse dentro de la Unión Europea (UE), pero sin demostrar demasiada pasión ya que hace décadas que critica las políticas neoliberales del bloque regional; y este año apoyó la idea de un segundo referendo, pero solo después de que su propio partido lo forzara públicamente a aceptar esta opción por encima del llamado a elecciones anticipadas, una salida que
Corbyn siempre prefirió, pese a que las encuestas siempre le pronostican un mal resultado.

"Sufrimos una dura derrota y asumo mi parte de la responsabilidad por ello. El Laborismo pronto tendrá un nuevo líder. Pero, sin importar quien sea, nuestro movimiento debe continuar trabajando en pos de una sociedad más igualitaria y justa, y un mundo pacífico y sustentable", escribió Corbyn en su conlumna.