06/12/2019 Espaa

Multitudinaria marcha en Madrid exige medidas urgentes ante el cambio climtico

Miles de personas, entre ellas la activista sueca de 16 años Greta Thunberg, participaron en la Marcha por el clima que recorrió el centro de Madrid, bajo el lema “El mundo despertó ante la emergencia climática”.

La manifestación se realizó coincidiendo con la Cumbre del Clima (COP25), que se celebra en estos días en la capital española.

“No responder con suficiente rapidez y contundencia a la emergencia climática, ecológica y social supondrá la muerte, el desplazamiento y el aumento de la pobreza extrema para millones de personas, además de la extinción de muchas especies e, incluso, de ecosistemas completos”, señaló el manifiesto leído por Thunberg, al final de la manifestación.

La ‘Marcha por el Clima’, convocada por las plataformas Fridays For Future, Alianza por el Clima, Alianza por la Emergencia Climática y ‘2020 Rebelión por el Clima’, con el apoyo de las organizaciones chilenas Cumbre de los Pueblos, Sociedad Civil por la Acción Climática (SCAC) y Minga Indígena, inició su marcha a las 18 (hora de España) en Atocha y culminó en Nuevos Ministerios.

La protesta contó, además, con el apoyo de 850 entidades y la presencia de líderes políticos, como los dirigentes de Unidas Podemos, informó EFE.

Grupos indígenas encabezaron la marcha, seguida de un bloque formado por representantes de distintas asociaciones, un segundo bloque de feministas por el clima y, por último, los ecologistas y sindicatos.

“Es inadmisible -denunció el manifiesto- que tantos gobiernos, parlamentos, partidos políticos e instituciones públicas sigan entregados a las presiones de las grandes empresas, los bancos y los mercados financieros, en lugar de velar por el bien común, por las personas y el planeta que nos sostiene”.

El texto, leído por la joven activista sueca, expresaba más adelante que “un modelo de desarrollo capitalista y depredador basado en un crecimiento económico infinito es incompatible con los límites planetarios. Es necesario una transición hacia modelos ecosociales sostenibles, con menor consumo de materiales y energía, que no desborden los límites biofísicos del planeta. Apostar por un nuevo modelo energético desechando las falsas soluciones como la energía nuclear, la geoingeniería o los biocombustibles como el aceite de palma”.