22/11/2019 Concierto

Patti Smith en el Luna Park: una leccin de punk sin la necesidad de estereotipos

En su tercera visita al país, la legendaria artista brindó un recital de una hora y media en el que sostuvo la esencia del género desde la música, sin la necesidad de caer en poses sobreactuadas ni pelos en punta.

Por Hernani Natale


La legendaria artista Patti Smith dio anoche una lección de punk al público que colmó el porteño estadio Luna Park, al brindar un concierto en donde puso sobre el escenario la esencia del género, sin la necesidad de caer en estereotipos musicales, ni poses sobreactuadas para sostenerlo.

En lo que fue su tercera visita a nuestro país, la "poetisa del punk", entre otros apelativos con el que se la define, apeló a la profundidad musical y lírica, a la claridad en los conceptos y a la lúcida arenga política, social y filosófica para avivar una llama rebelde en el público.

Una hora y media de concierto, 13 canciones, un soberbio manejo de los climas, la palabra justa a la hora de hablar y la sutil y precisa mezcla de dureza y candidez aportados por el andar de los años fueron las variables que se combinaron para confirmar que el punk no se trata de pelos en punta, estridentes acordes armados con quintas paralelas y maldiciones adolescentes contra el sistema.

En este caso, fue el mensaje el gran protagonista de la noche, algo que se evidenció en la sobria puesta, sin parafernalia, con apenas un fondo negro y un discreto juego de luces, y una maciza banda que tampoco necesitó hacer alardes pirotécnicos.

Allí se anotaron los históricos Lenny Kaye y Jay Dee Daugherty, guitarrista y baterista, respectivamente, que vienen acompañado a la artista desde la década del `70; el bajista y tecladista Tony Shanahan, quien también suma varios años en el grupo; y Jackson Smith, el hijo varón que la protagonista de la noche tuvo con Fred "Sonic" Smith, el mítico guitarrista de MC5, fallecido en 1994.