20/11/2019 Uruguay

Acusaciones cruzadas y advertencias al electorado

El penúltimo día de campaña estuvo marcado por la aparición de la primera encuesta de intención de voto que ubica al candidato del Partido Nacional por encima del 50 % de los votos.


El candidato opositor y favorito a alcanzar la Presidencia de Uruguay, Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional, cerró esta noche su campaña para el balotaje del domingo en la ciudad de Las Piedras, donde comenzó su carrera política, convocando a los uruguayos a votarlo porque "una de las razones del cambio es estar harto de gobernantes que nunca tienen la culpa de nada y siempre tienen excusas".

Por su parte, el candidato del oficialista Frente Amplio, (FA), Daniel Martínez, dijo en la ciudad de Florida, secundado por su candidata a vice, Graciela Villar, que si gana Lacalle Pou "lo único que va a pasar es que el salario real no va a crecer o va a crecer menos que la inflación. Que nuevamente veremos perder la capacidad adquisitiva de nuestro salario y que las jubilaciones también se van a achicar".

Según la consultora Factum, Lacalle Pou podría alcanzar el 51% de los votos en la segunda vuelta electoral del próximo domingo, mientras que el oficialista Martínez alcanzaría el 43% de los sufragios, según el sondeo.

La encuesta indicaría, entonces, que sería efectiva la traslación de los votos que obtuvieron en la primera vuelta del 27 de octubre el Partido Colorado, la otra fuerza conservadora tradicional del Uruguay, y el derechista Cabildo Abierto, la fuerza con que se presentó en la arena política el ex jefe del Ejército uruguayo Guido Manini Ríos, entre otros.

Todas estas fuerzas, que van desde el centro liberal a la derecha más extrema, con reivindicación de la dictadura que gobernó Uruguay entre 1973 y 1985, se unieron en una anunciada coalición para lograr algo que parecen cerca de concretar: sacar del gobierno al Frente Amplio, luego de tres períodos consecutivos al frente del Poder Ejecutivo.

Así las cosas, blancos (como llaman en Uruguay a los miembros del Partido Nacional), colorados y cabildistas estuvieron esta noche en Las Piedras respaldando a Lacalle Pou, quien plantado ya como presidente pidió que actual mandatario, Tabaré Vázquez, "abra lo más posible la información, porque no podemos empezar un gobierno si no hacemos audtorías de toda la administración".

También cuestionó los dichos de Martínez, porque "no se puede decir que si gana la coalición vamos a vivir lo de 2002. No es ni cierto ni tolerable", agregó. Martínez, dijo, divulga "mentiras y miedo", pero "una mentira no vale un voto; hay que ganar con la verdad", añadió.

Entre los presentes se anunciaban Ernesto Talvi por el Partido Colorado, Manini Ríos, Edgardo Novick por el Partido de la Gente y Pablo Mieres por el Partido Independiente, según reportó el periodico uruguayo La Diaria.

Desde Florida, Martínez también replicó los argumentos de la coalición opositora. "Dicen que achicar el gasto publico se puede hacer sin efectos negativos. No creo en demonizar a quienes piensan diferente, pero sinceramente pensar que achicar el Estado se va a hacer sin el costo social de las mayorías es por lo menos ser ilusos".

"Esto termina como en Argentina, Brasil, como lo que está pasando en la dolida América Latina", agregó el candidato oficialista, para quien si gana Lacalle Pou habrá "un ajuste salvaje que anuncia reducir US$ 900 millones el gasto en menos de un año".

En la noche del martes, en el Velódromo Municipal de Montevideo, Martínez cerró un espectáculo artístico que buscó recaudar fondos para ayudar con los pasajes a los uruguayos frenteamplistas de Argentina que quieran votar en el balotaje. La apuesta del Frente Amplio es que unos 20.000 uruguayos residentes en Argentina crucen el Río de la Plata para emitir su voto.