17/11/2019 Reino Unido

El Gobierno y las FFAA acusados de encubrir crmenes de guerra en Afganistn e Irak

Presuntamente comandantes británicos encubrieron a soldados por crímenes de guerra cometidos en Afganistán e Irak que incluyeron torturas y asesinatos de niños y civiles, según documentos filtrados a la prensa.

Comandantes británicos encubrieron presuntamente a soldados por crímenes de guerra cometidos en Afganistán e Irak que incluyeron torturas y asesinatos de niños y civiles, según documentos filtrados a la prensa que el gobierno había mantenido en secreto.

Una investigación realizada por el diario británico Sunday Times y el programa Panorama de la BBC sacó a la luz hoy que el gobierno británico mantuvo -y sigue manteniendo- en secreto documentos en los que altos rangos del Ejército británico encubrieron crímenes de guerra por parte de sus tropas en sus campañas en Afganistán e Irak.

El equipo de Alegaciones Históricas de Irak (IHAT), que investigó presuntos crímenes de guerra cometidos por las tropas británicas durante la ocupación de Irak, y la Operación Northmoor, que investigó presuntos crímenes de guerra en Afganistán, acercaron evidencia a las investigaciones.

Asimismo, los medios británicos informaron que las pruebas que implican a los soldados británicos en el asesinato de niños y la tortura de civiles fueron encubiertas por comandantes militares.

La investigación señaló asesinatos por parte de un soldado de SAS y muertes bajo custodia, palizas, tortura y abusos sexuales de detenidos por miembros de Black Watch, un batallón de infantería del Real Regimiento de Escocia, informó la agencia de noticias EFE.

Los detectives militares también descubrieron acusaciones de falsificación de documentos lo suficientemente graves como para merecer el enjuiciamiento de oficiales de alto rango, agregaron los medios citados.

Durante la investigación de la BBC Panorama y el Sunday Times, que llevó más de un año, se logró entrevistar a 11 detectives británicos que dijeron haber encontrado evidencia creíble de crímenes de guerra que deberían haber sido procesados por asesinatos, informó la BBC.

Las pruebas surgieron durante dos investigaciones sobre crímenes de guerra -una denominada Operación Northmoor sobre Afganistán y otra relativa a Irak-, que al parecer fueron cerradas en 2017, durante el gobierno de la conservadora Theresa May, por el entonces ministro de Defensa, Michael Fallon, antes de que el caso llegase ante la Justicia, indica el "Sunday Times", citado por EFE.

Fallon rechazó la acusación por falta de fundamento de un patrón de encubrimientos.

"Decisiones clave fueron retiradas de nuestras manos. Hubo presión del ministerio de Defensa para cerrar los casos lo más rápido posible", afirmó un investigador que mantuvo el anonimato, según consigna la agencia española.

Estas revelaciones pueden llegar a la Corte Penal Internacional, obligada a tomar medidas cuando los países no procesan a los militares en caso de violaciones de las convenciones de Ginebra relativas a la guerra, señaló el Sunday Times.

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, dijo a la BBC que "todas las acusaciones, que tenían evidencia, fueron examinadas" y que "se había alcanzado el equilibrio correcto" sobre las decisiones de investigar o no los supuestos crímenes de guerra.

El gobierno decidió cerrar IHAT y la Operación Northmoor, luego de que Phil Shiner, un abogado que había llevado más de 1.000 casos a IHAT, fuera tachado como un abogado después de las acusaciones de que había pagado a reparadores en Irak para encontrar clientes.

Pero los ex detectives de IHAT y la Operación Northmoor dijeron que las acciones de Phil Shiner se usaron como una excusa para cerrar las investigaciones criminales.

Ninguno de los casos investigados por IHAT u Operacition Northmoor resultó en un enjuiciamiento, consignó la BBC.

"El Ministerio de Defensa no tenía intención de enjuiciar a ningún soldado de cualquier rango que fuera, a menos que fuera absolutamente necesario, y no podían escapar de él", dijo al programa Panorama un detective de IHAT.

Los detectives de IHAT pasaron dos años investigando el caso y entrevistaron a 80 soldados británicos.

La operación Northmoor fue establecida por el gobierno en 2014, durante el gobierno del conservador David Cameron, y analizó 52 presuntos asesinatos ilegales.

Su cierre fue anunciado por el gobierno antes de que los detectives de la Real Policía Militar incluso tuvieran la oportunidad de entrevistar a los principales testigos afganos.