02/11/2019 Apuntes

Al Baghdadi: otro lder yihadista que no tiene tumba

El líder del Estado Islámico se autoinmoló antes de ser capturado y, al igual que Osama Ben Laden, se fue de este mundo sin comparecer ante la justicia por sus crímenes.

Por Alberto Galeano


Con la muerte de Abu Bakr al Baghdadi, el líder del Estado Islámico (EI) que se autoinmoló en su refugio de Siria, Estados Unidos perdió otra vez la oportunidad de capturar a un jefe yihadista para juzgarlo por crímenes de lesa humanidad.

Aparentemente, el autoproclamado califa del EI vivió una situación que en algunas instancias se asemeja a la del fundador de Al Qaeda, Osama Ben Laden, ex agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Este millonario saudita, considerado el cerebro de los atentados del 11 de septiembre de 2001, que causaron 3.000 muertos, fue abatido durante un tiroteo el 2 de mayo de 2011 en su refugio de Pakistán, según la versión oficial.

Pero de acuerdo al veterano periodista estadounidense Seymour Hersh, ganador del Premio Pulitzer, Ben Laden fue muerto a balazos y su cadáver se desintegró por sus heridas.