20/10/2019 Chile

El gobierno denunci una escalada de violencia "organizada"

Esta mañana, al levantarse el toque de queda, las calles desiertas de las principales ciudades del país mostraban los destrozos que dejaron los manifestantes que desafiaron a las fuerzas de seguridad en una noche en la que reinaron el caos, la violencia, la incertidumbre y el miedo.


El gobierno de Chile afirmó hoy que el país enfrenta una escalada de violencia “organizada” para dañar la vida de los ciudadanos, al cabo de varios días de protestas y disturbios que dejaron al menos ocho muertos, alrededor de 1.000 detenidos y cuantiosas pérdidas materiales.

“No nos engañemos, estamos enfrentando una verdadera escalada, que sin duda es organizada, para causar un grave daño a nuestro país y la vida de cada ciudadano”, afirmó esta noche el ministro del Interior, Andrés Chadwick.

El funcionario aseguró que 10.500 efectivos de las fuerzas armadas y de seguridad estaban desplegados para resguardar el orden y advirtió que se asignarían más uniformados si fuera necesario.

“Este gobierno va a ejercer toda la autoridad que la ley le confiere para combatir a los delincuentes, los violentistas y quienes desarrollan estos actos vandálicos”, sostuvo Chadwick en una comparecencia ante periodistas en la que no se permitieron preguntas.

Ratificó que el gobierno extendió el estado de excepción, que deposita el control del orden público en las fuerzas armadas, a todos los municipios de la región metropolitana y a las ciudades de Antofagasta, en el norte, y Valdivia, en el sur.

Además, agregó que estaban tramitándose los decretos para disponer la misma medida en toda la región de Valparaíso y en las ciudades de Talca, Chillán, Temuco y Punta Arenas, según la agencia de noticias EFE.

Por otra parte, Chadwick detalló que hoy se registraron “más de 70 eventos graves de violencia”, incluidos “más de 40 saqueos” a supermercados y otros comercios, así como siete fallecidos y 152 detenidos.