11/10/2019 opinin

La fuerza de los hechos

El 12 de octubre, fecha en la que tradicionalmente se conmemoró como Día de la raza, es desde hace nueve años el Día del Respeto a la Diversidad Cultural para promover un día de reflexión histórica y diálogo intercultural acerca de los derechos de los pueblos originarios. Al respecto opinó para Télam Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación.

Claudio  Avruj

Por Claudio Avruj

Este 12 de octubre los argentinos conmemoramos un nuevo Día del Respeto a la Diversidad Cultural. Una fecha que nos plantea el desafío de consolidar, en el marco una república democrática, el diálogo intercultural e interreligioso para construir una sociedad pacífica y con verdadera igualdad.

En diciembre de 2015 asumimos el mandato con el fin de trabajar en un nuevo paradigma en materia de derechos humanos. Gracias a una agenda ampliada, no sólo buscamos brindar respuestas efectivas a problemáticas de larga data en nuestro país, sino también atender otras demandas que requerían de la presencia y contención del Estado.

Es por eso que incluimos bajo la órbita de la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación a nuestros pueblos originarios. Hecho que se concretó con el traspaso del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) desde el Ministerio de Desarrollo Social.

Este fue un paso fundamental para comenzar a abordar de manera conjunta con los referentes de nuestros pueblos las distintas demandas y encontrar soluciones que mejoren la vida en las comunidades.

Hace algunas semanas cuando el propio presidente de la Nación, Mauricio Macri, recibió al líder Qom Félix Díaz no dejó dudas acerca de cómo entendemos la política. El Estado nacional en diálogo permanente con los distintos actores de la sociedad, promoviendo encuentros y acuerdos, dos pilares necesarios en la construcción de una sociedad más amplia e inclusiva.

Mediante decreto presidencial creamos el Consejo Consultivo y Participativo de los Pueblos Indígenas, un espacio colectivo de construcción, que se apoya en el trabajo que realiza el Consejo Federal de Derechos Humanos con todas las provincias y en la tarea interministerial del Gabinete Indígena.

Desde el INAI continuamos trabajando en el relevamiento de las tierras, herramienta con la que en 2018 logramos el pico histórico al concluir 182 revisiones. También, acompañamos el reclamo por una Ley de Propiedad Comunitaria Indígena, que permita saldar una demanda histórica en nuestro país y consolide los derechos de las comunidades.

Con el objetivo de contribuir a la visibilización y promoción de los derechos de la comunidad afro el país, Argentina reconoció mediante el Decreto 658/2017 la importancia del Decenio Internacional Afrodescendiente proclamado por Naciones Unidas. Otro de los logros que alcanzamos desde la Secretaría es impulsar que, por primera vez, el censo 2020 incluya la pregunta de origen afro en el formulario general.

En esta misma línea, impulsamos como nunca antes un trabajo de promoción de los derechos de colectividades, migrantes y refugiados, que nos permite entablar un profundo diálogo intercultural e interreligioso, ejemplo en el mundo entero.

Para eso, firmamos la Declaración "Argentina, Mosaico De Identidades", iniciativa que se enmarca en el Plan Nacional de Acción en Derechos Humanos y que se constituye como la reafirmación de un compromiso del Estado argentino para elaborar políticas públicas y medidas de acción contra cualquier tipo de discriminación.

Impulsamos un proyecto de ley para que el 8 de abril, Día Internacional del Pueblo Gitano, sea también celebrado a nivel nacional e incluido en el calendario escolar, y avanzamos en el Programa Siria de visado humanitario para brindar asilo y asistencia a familias que llegan escapando de la guerra.

Con el propósito de asesorar en materia de trámites migratorios, capacitaciones laborales y talleres, creamos junto a organismos nacionales e internacionales el Centro de Orientación a Migrantes y Refugiados. Esta experiencia, que hoy funciona con gran éxito en la Ciudad de Buenos Aires y que recientemente abrió sus puertas en Rosario, próximamente llegará a Córdoba.

La fuerza de los hechos no nos permite equivocarnos. Trabajar en una Argentina, Mosaico de Identidades es una premisa que cumplimos con el firme propósito de contribuir a una sociedad más pacífica y armónica, que consagre el diálogo y luche contra la discriminación. Mi deseo es que este 12 de octubre sea una nueva oportunidad de pensarnos como una nación que prioriza los lazos y encuentro.



(*) Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación.