03/08/2019 Ciudad de Buenos Aires

Samurais, legionarios romanos y vikingos celebraron el Da del Recreador Histrico

El evento se realizó en el Regimiento de Infantería 1 en el barrio porteño de Palermo y fue organizado por la Asociación Civil Americana de Recreacionistas Históricos (Acarhi), que tiene unos 200 socios y reúne a la mayoría de los grupos de recreadores del país.



Dos vikingos de la "Horda del Deshuesado" recibían a quienes visitaban el Regimiento de Infantería 1 en el barrio porteño de Palermo, que abrió sus puertas para que samurais y centuriones romanos, entre otros personajes, celebraran el Día del Recreador Histórico.

"Soy un vikingo del año 860", se presentó a Télam Matías Battistesa, un joven de 24 años que custodiaba la entrada del Regimiento de Infantería, ubicada en Santa Fe y Bullrich, ataviado con armadura de cuero, escudo de rodela, una espada, un hacha y un cuerno de señales.

En el año 860, la horda del líder Ivar, alias "El Deshuesado", invadió las islas británicas.

Sobre el apodo del Ivar hay varias teorías: una dice que este guerrero tenía cartílagos en lugar de huesos, otra sostiene que sufría gigantismo en las piernas y, según una tercera, "era simplemente un alias", comentó Matías, experto y fanático de la cultura vikinga.

"Era una cultura muy avanzada, se bañaban todos los sábados mientras que en Europa sólo lo hacían dos veces por año", afirmó orgulloso el joven, y añadió que los vikingos "tenían libertad de culto y un sistema asambleario para tratar los temas que concernían al pueblo".

A pocos metros del vikingo Battistesa, ya en el patio del regimiento, el "Grupo de recreación histórica Samurái" exhibía katanas y tachis -sables con el filo hacia arriba y hacia abajo, respectivamente-, máscaras de teatro, un pequeño templo y, como estrella de la muestra, anunciaban "la única armadura de mujer que hay en América Latina".