13/05/2019 opinin

Calle Corrientes, la renovacin de la avenida que nunca duerme

Hace poco más de un mes que se inauguró la nueva avenida Corrientes, que incorporó en el tramo que va desde Callao al Obelisco un paseo exclusivamente peatonal entre las 19 y las 2 de la mañana. Al respecto opinó para Télam Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires.

Eduardo  Macchiavelli

Por Eduardo Macchiavelli

A principios de abril inauguramos la puesta en valor de Calle Corrientes. Después de varios meses de trabajo, concretamos una obra cuyo objetivo se centró en mejorar la experiencia de los vecinos y turistas que transitan por una de las avenidas porteñas más emblemáticas. El proyecto surgió en el marco de un plan integral que venimos realizando en toda la Ciudad que tiene como eje transformarla y hacerla a  escala humana, priorizando la movilidad peatonal y promoviendo la permanencia en el espacio público. En ese sentido, renovamos varios sectores urbanos aplicando el concepto de macromanzanas, es decir, aumentando los espacios verdes y disminuyendo el tránsito vehicular.

En todos los casos, los resultados fueron muy positivos y están a la vista: lugares como Microcentro y Once, donde la gente antes caminaba apurada y de manera desordenada, ahora muestran una cara completamente opuesta. Los vecinos caminan cómodos por veredas más anchas, mejor iluminación y menos contaminación visual. En ese contexto, y con el propósito de destacar su valor cultural, decidimos replicar la experiencia en calle Corrientes.

Históricamente, Corrientes fue la avenida con más teatros, librerías, y locales gastronómicos de la Ciudad. Actualmente cuenta con 24 teatros y cines, 28 librerías, 37 hoteles y 58 pizzerías, restaurantes y cafés. Pero ser una de las avenidas más concurridas también tenía sus desventajas: era un de las zonas más ruidosas y caóticas de la capital. Por este motivo, a mediados de 2017 iniciamos esta intervención con el fin de mejorar los accesos y la transitabilidad de lugar. Comenzamos por  el sector que va desde Carlos Pellegrini a Florida, donde aumentamos la superficie de las manzanas y redujimos a cuatro los carriles vehiculares. Para finalizar, se nivelaron los cruces transversales, se soterraron lo cables, se realizaron nuevas rampas y pluviales, y se cambió la iluminación por tecnología LED.

La segunda etapa abarcó la extensión que va desde la Avenida Callao hasta Cerrito y es sin dudas, la más destacada. Si bien repetimos la propuesta de la etapa uno, en este caso se sumó la incorporación de un cantero central que divide la avenida en dos: de mano derecha dos carriles exclusivos para colectivos y taxis, y de mano izquierda otros dos carriles para autos particulares que a partir de las 19h hasta las 2h funciona como zona peatonal. Esto último es lo más innovador del proyecto que también estuvo inspirado en la Gran Vía de Madrid y Time Square de Nueva York. Se trata de potenciar todo el encanto de la calle Corrientes y atraer a turistas tanto locales como externos, siempre bajo el mismo concepto: que el peatón se sienta protagonista y se apropie del lugar.

Cada uno de los proyectos que llevamos adelante está pensado para el bienestar de los vecinos y para lograr una Ciudad más linda, más verde y más sustentable. Calle Corrientes es un reflejo de ello y un paso más en este camino. A un mes de su inauguración, estamos muy contentos de ver que las repercusiones son positivas y que los vecinos hoy pueden disfrutar más de esta Ciudad tan hermosa que construimos entre todos.

Ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires.



etiquetas