01/04/2019 Nueva Zelanda

Impulsan una ley de desarme tras el ataque a las mezquitas

Los neozelandeses que tengan fusiles de asalto y armas semiautomáticas de estilo militar tendrán plazo hasta septiembre para entregarlas a la Policía, de no hacerlo, afrontarán penas de hasta diez años de cárcel.

La Ley de Enmienda de Armamento, impulsada por el gobierno tras el atentado en dos mezquitas de Christchurch el 15 de marzo que dejó 50 muertos, ya fue remitida por el gobierno al parlamento, que realizará este martes su primera lectura, anunciaron el ministro de Policía, Stuart Nash, y el primer ministro interino, Winston Peters.

 El Ejecutivo prevé que la nueva norma entre en vigor el 12 de abril tras ser tramitada por una comisión parlamentaria y que cuente con el apoyo de la mayoría de los partidos políticos.

La nueva ley ilegalizará la posesión de las llamadas armas automáticas de estilo militar, aunque habrá exenciones para las armas que suelen utilizar los agricultores para control de plagas y para cazadores.