24/02/2019 caracas

Pas el esperado 23-F y Venezuela sigue lejos de resolver su crisis institucional

El 23-F, ese día tan esperado por millones de venezolanos, pasó finalmente sin mellar el poder fáctico que ejerce el gobierno chavista de Nicolás Maduro, generó más dudas que certezas entre la huestes del presidente interino Juan Guaidó y, sobre todo, no dejó indicios de que la crisis institucional sin precedente que vive Venezuela vaya a resolverse a corto plazo.

Por Alejandro J. Lomuto

Cientos de venezolanos se manifestaron a favor de la ayuda humanitaria

La jornada de ayer, en la que el antichavismo intentaría ingresar cargamentos de ayuda humanitaria que el chavismo rechazaba, transcurrió como tantas otras consideradas clave en la historia reciente venezolana: con algunos símbolos y apariencias más fuertes que ciertos hechos reales, y errores no forzados de ambas partes, pero acaso más de una que de otra.

El antichavismo solo logró entrar efectivamente en el país dos de los 14 camiones con alimentos y productos de higiene que planeaba introducir desde Colombia, según los datos que la Comisión Especial de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria de la Asamblea Nacional (AN, parlamento) exhibió anoche a sus voluntarios en el comando montado en el Centro Cultural Chacao, en Caracas.

Además, el operativo dejó el saldo de cinco muertos, 131 heridos y 34 detenidos, de acuerdo con el balance de esa comisión, aunque algunos dirigentes antichavistas afirmaron que solo en la frontera con Brasil hubo 25 víctimas fatales entre los aborígenes pemones.

El entusiasmo que intentó transmitir en la última conferencia de prensa de anoche el presidente de la Comisión, el diputado Miguel Pizarro, contrastó con las expresiones graves de los rostros de los legisladores y dirigentes que lo acompañaban en el estrado.

Por otra parte, el antichavismo no pudo mostrar la entrada triunfal de Guaidó, quien había abordado en Cúcuta (Colombia) uno de los tantos camiones que no logró llegar al territorio venezolano, y el mandatario interino debió dar en Cúcuta la rueda de prensa que tenía previsto dar del lado venezolano.