27/01/2019 Nuevo sistema

Edenor alcanz en 2018 los 140.000 medidores prepago de electricidad

La distribuidora cerró el año pasado con 140.000 Medidores Integrados de Energía (MIDE), equipos de sistema prepago con los que a fines de 2019 busca llegar a cubrir a un cuarto de millón de usuarios, tanto para reducir la pérdida energética y la morosidad, como para facilitar el control y la eficiencia de consumo.


Desde la empresa se informó a Télam que hasta el 31 de diciembre se instalaron 140.000 medidores integrados, en su gran mayoría beneficiarios de tarifa social. Los equipos que reemplazan a los tradicionales medidores de electricidad permiten a los usuarios realizar recargas sin montos mínimos en los puestos habilitados en barrios y partidos en los que la empresa presta servicio a 2,9 millones de usuarios.

Tal como ocurre con algunos servicios de telefonía o televisión satelital, el sistema permite el uso de energía eléctrica previo pago de la misma, por el cual el usuario abona en un punto de carga, introduce el código en el medidor y la empresa pone a disposición la cantidad de KWh equivalente al importe abonado.

El concepto del sistema es que el cliente pueda llevar un control de los gastos para adaptar la economía doméstica a su realidad de ingresos pero, al mismo tiempo, para promover la eficiencia energética, ya que el usuario logra conocer en tiempo real a través de la pantalla del equipo la evolución de su consumo.

En los últimos meses del año pasado, la compañía sumó una nueva generación de medidores inteligentes que permiten conocer en tiempo real durante las 24 horas los consumos de energía eléctrica, realizar las mediciones remotas para facturación, conocer saldos de crédito, valores parciales y totales del suministro, así como el monitoreo de los cortes.

A su vez, a compañía, al poder medir mejor los hábitos de consumo de sus clientes puede prever de mejor manera sus compras de energía, e incluso en el futuro el usuario podrá hacer sus compras de Kwh mediante la aplicación edenordigital para una carga directa.

A la espera de un marco regulatorio específico, la empresa anticipó que con este tipo de equipos se podrá segmentar la tarifa por rangos horarios, ofreciendo al cliente la posibilidad de ahorro cuando utilice el servicio dentro de las bandas horarios de menor demanda.

Además, los nuevos equipos permiten hacer un balance de la energía entregada por la red y la consumida por los clientes, y así conocer con precisión las pérdidas por deficiencias técnicas o fraude.

El costo del equipo -de instalación voluntaria para los usuarios y realizada por técnicos de Edenor- es a cargo de la distribuidora, y el ticket de recarga que emite sirve como comprobante de domicilio para acceder a otros servicios.



etiquetas