20/11/2018 Lima

El gobierno peruano le expres a Uruguay su posicin sobre el caso del ex presidente Alan Garca

El vicecanciller uruguayo, Ariel Bergamino, advirtió que su gobierno resolverá el pedido de asilo del ex mandatario peruano en un “plazo prudencial” y “con naturalidad y sin dramatismos”.

Alan García
Alan Garca

El gobierno de Perú aseguró este martes al de Uruguay que la investigación al ex presidente Alan García, quien pidió asilo en el país rioplatense, se realizaba “con respeto estricto al debido proceso y a todas las garantías de la administración de justicia”, sin “persecución política de ningún tipo”.

Lo afirmó en una nota diplomática que contiene la posición oficial de la administración del presidente Martín Vizcarra sobre el caso y que el vicecanciller Hugo de Zela entregó al embajador uruguayo en Lima, Carlos Barros, informó la cancillería peruana en un comunicado.

“La nota recalca que en el Perú impera la democracia, el estado de derecho y la separación de poderes, así como la plena vigencia de los derechos humanos y libertades fundamentales”, y “puntualiza que en nuestro país no existe persecución política de ningún tipo”, indicó el parte de prensa.

“Asimismo, precisa que el Poder Judicial y el Ministerio Público han actuado en el caso del ex presidente García con respeto estricto al debido proceso y a todas las garantías de la administración de justicia”, añadió el documento, publicado en el sitio web de la cancillería.

El comunicado subrayó que la nota diplomática “resalta que el Compromiso de Lima 'Gobernabilidad democrática frente a la corrupción', adoptado por aclamación durante la Cumbre de las Américas celebrada en Lima en abril de 2018, recoge el compromiso de los países de América, entre ellos Uruguay y Perú, de adoptar las medidas necesarias para luchar contra la corrupción y de cooperar en esa tarea”.

Asimismo, advirtió que “Uruguay y el Perú son estados parte de la Convención Interamericana contra la Corrupción de 1996, cuyo objetivo es precisamente fortalecer los mecanismos anticorrupción para defender a las instituciones democráticas de sus efectos corrosivos”.

García -que gobernó Perú en 1985-90 y 2006-11- se refugió en la residencia oficial de Barros en la tarde del sábado pasado, horas después de que un juez le prohibiera salir del país por los próximos 18 meses, mientras se investiga si cometió lavado de activos y colusión, y desde allí pidió asilo político en Uruguay con el argumento de que es víctima de “persecución política”.

El ex mandatario está sospechado de haber recibido sobornos de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de concederle obras públicas, y de haberlos cobrado parte de ellos con el pretexto de una conferencia dictada en Brasil meses después de haber concluido su último mandato.

Vizcarra reveló ayer que el domingo conversó brevemente por teléfono sobre el caso con el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, a quien le prometió para este martes la posición oficial de Perú y le pidió “que recuerde” los compromisos sobre el combate a la corrupción asumidos por ambos países, junto a otros, en la Cumbre de las Américas de abril.