14/10/2018 Brasil

Bolsonaro y Haddad recurren a nuevas estrategias electorales para sumar votos

El derechista Jair Bolsonaro se mostró amigo de la población homosexual, mientras que el progresista Fernando Haddad reforzó su actividad en San Pablo, la ciudad brasileña más rica y poblada.


Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL) capitán de la reserva del Ejército y nostálgico de la dictadura (1964-1985), se mostró amigo de la población homosexual y le dio un contenido más humano a sus mensajes.

Por su parte, Haddad, candidato del socialista Partido de los Trabajadores (PT), se enfocó en fortalecer su actividad en las calles de diferentes regiones de San Pablo, de la que fue su alcalde y es la ciudad más rica e industrializada de Brasil, informó EFE.

Empero, ambos candidatos endurecieron los mensajes de la propaganda electoral gratuita que se transmite por radio y televisión.

Bolsonaro lidera los favoritismos para la segunda vuelta por la Presidencia con el 58%, frente al 42 de Haddad, según una encuesta de Datafolha.

Bolsonaro permanece en su domicilio de Río de Janeiro, donde se recupera de la herida de arma blanca de la que fue víctima en un mitin. Dirige la campaña a través de las redes sociales y evita participar en debates y actividades públicas

Durante el domingo, el candidato de ultraderecha, conocido por sus manifestaciones machistas y racistas, sorprendió con la divulgación de un vídeo en el que defendió la opción de género de cada quien y en el que recibió el efusivo apoyo de un reconocido maquillador homosexual de la farándula brasileña.

Este vídeo contrastó con los mensajes de 30 segundos que son transmitidos a los largo del día en los espacios destinados para propaganda electoral.

Además del ex presidente Luiz Inacio Lula Da Silva, que no pudo postularse por el PT ya que está preso por corrupción, el mensaje de Bolsonaro menciona a la ex presidenta, Dilma Rousseff, destituida de su cargo a través de un juicio político; a Maduro, como dirigente de una Venezuela en crisis apoyado y reconocido por el PT y a José Dirceu, quien fuera la mano derecha de Lula durante su Gobierno.


En tanto, Haddad cambió de imagen desde la semana pasada buscando alejarse de la sombra de Lula y acercarse a los votos de los candidatos de centro que están indecisos.

Así, además de cortarse el pelo para lucir más ejecutivo, retiró de su logo el rojo característico del PT y la imagen de Lula y agregó los colores tradicionales de la bandera de Brasil: amarillo, azul y verde, reportó EFE.

El candidato del PT centró su actividad de los últimos tres días en San Pablo mediante actividades con seguidores de la Iglesia católica, jóvenes y personas en condición de discapacidad.

Haddad también reforzó su campaña en las redes sociales, y a dos semanas para el balotaje presidencial, este domingo subió un vídeo en Twitter donde recordó el compromiso de garantizar trabajo y educación y en el que invitó a que lo sigan aquellos que estuvieran a favor de la democracia y "en contra de la dictadura, la tortura" y "la cultura de la violación".

El tono del candidato del PT fue más fuerte en los mensajes de la propaganda electoral en radio y televisión, donde recordó que en las más de dos décadas en las que Bolsonaro fue parlamentario votó contra los derechos laborales y programas sociales tan importantes como el de Bolsa Familia, un programa de subsidios y ayudas financieras para la población más necesitada.