07/05/2018 Lbano

Hariri reconoce su derrota y Hezbollah celebra su triunfo

El primer ministro libanés, Saad Hariri, reconoció este lunes que su partido perdió un tercio de sus diputados en las elecciones parlamentarias del domingo, el movimiento chiíta Hezbollah, el movimiento Amal y sus aliados salieron fortalecidos obteniendo 67 de los 128 escaños en disputa, pasando a controlar el Congreso.

Saad Hariri, primer ministro saliente
Saad Hariri, primer ministro saliente

El primer ministro libanés y líder sunnita, Saad Hariri, admitió en una conferencia de prensa un retroceso sustancial del oficialista Movimiento del Futuro, que perdió 12 de los 33 diputados que tiene el Congreso, a la vez que justificó su derrota al señalar la confusión generada por la nueva ley electoral bajo la que se realizaron los primeros comicios parlamentarios en nueve años, lo que habría marcada una la baja participación.

"La gente no ha entendido la ley electoral", sostuvo en relación a que los libaneses debieron utilizar un sistema que redujo los distritos electorales e introdujo la representación proporcional, con el objetivo de favorecer a partidos menores. Además, por primera vez, habilitó el ejercicio del voto a los libaneses en el exterior.

Partidarios de Hezbollah
Partidarios de Hezbollah

Pese a la falta de datos oficiales, el jefe de Hezbollah, Hasan Nasrallah, encabezó un acto en el que sobrevoló un clima de victoria pese a lo que consideró fue una campaña de "acusaciones, difamaciones, sanciones" de la que fue objeto esa organización chiita. 

Hezbollah se alzó con  67, de un total de 128  escaños  que componen el Parlamento, según cálculos preliminares. Si los resultados obtenidos son definitivos, se traducirán en un importante impulso tanto para Hezbollah como para sus aliados del movimiento  Amal, ambos  conocidos por apoyar al Gobierno de Siria y ayudar en su lucha contra el terrorismo del Estado Islámico y Al Qaeda.