24/04/2018 Alemania

Convocan a usar la kip en rechazo a los ataques contra judos sucedidos en Berln

Estos ataques antisemitas se encuentran en el centro del debate político en Alemania, luego de que una niña fuera atacada en el colegio por ser judía en Berlín, y un israelí y un alemán fueran agredidos por llevar puesta una kipá.

La principal organización judía de Alemania convocó este martes actos en todo el país para el miércoles en rechazo a los recientes ataques antisemitas en Berlín, al mismo tiempo que llamó a la ciudadanía a usar todo el día una kipá -la prenda que los fieles judíos utilizan en la cabeza- en señal de solidaridad con las víctimas de la violencia.

 "Juntos queremos enviar un mensaje contundente contra la falta de tolerancia y el antisemitismo y movilizar a un amplio espectro de la sociedad", explicó la iniciativa impulsada por el Consejo Central de los Judíos en Alemania, a la que se han adherido, entre otros, representantes políticos y miembros de la Iglesia Evangélica, indicó la agencia de noticias DPA.

En 2017 se reportaron 950 casos de ataques antisemitas en Berlín. El más reciente ocurrió la semana pasada cuando un alemán y un israelí de 21 y 24 años, respectivamente, caminaban por la calle con kipá y tres hombres empezaron a insultarlos.

"Se nos advirtió que no debíamos llevar kipá en público, pero yo quería probar que eso no era un problema”, dijo uno de los agredidos. "Se pusieron furiosos y corrieron hacia mí”, contó el israelí.
Luego, uno de los hombres lo golpeó con el cinturón hasta que se interpuso una transeúnte para evitar más golpes.  Finalmente, el agresor, identificado como Knaan S., un refugiado sirio de 19 años que vive en Berlín, se entregó.

En paralelo, la ONG Human Rights Watch (HRW) advirtió hoy que la utilización de la kipá puede ser un gran riesgo en Alemania.

"Es una señal sombría si el presidente del Consejo Central de judíos alemanes aconseja no portar la kipá, refleja el deterioro de la situación y tiene razón: quien lo haga corre un riesgo en Alemania, y esto no es ni siquiera una novedad", dijo a Wenzel Michalski, director de HRW en Alemania.