16/03/2018 Espaa

Investigan la muerte por infarto de un indocumentado tras graves disturbios

Mmame Mbage, un vendedor ambulante senegalés de unos 35 años, falleció frente a la puerta de su casa, en el barrio Lavapiés de Madrid.

Por Corresponsal


El gobierno municipal de Madrid llamó a la calma y abrió una investigación por la muerte de un inmigrante indocumentado que trabajaba de vendedor ambulante y que falleció ayer de un paro cardíaco supuestamente tras ser perseguido por la policía, lo que desencadenó protestas y graves disturbios.

Según el concejal de Seguridad local, Javier Barbero, la víctima se encontraba en la céntrica Plaza del Sol cuando se produjo un operativo policial para desalojar a los vendedores ambulantes, pero cuando cayó desplomado en el suelo no estaba siendo perseguido. Los servicios de emergencia, alertados por los vecinos, acudieron al lugar e intentaron salvarle la vida pero no lo consiguieron.

A raíz de lo sucedido, el Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid hizo un llamado a la movilización alertando a través de las redes sociales que "un compañero había muerto tras ser perseguido por la policía por vender en la calle". Entonces estalló la protesta. Lavapiés se convirtió en un campo de batalla en el que durante varias horas se enfrentaron inmigrantes y jóvenes de movimientos sociales contra la policía. La quema de contenedores y cargas con porras dejó un saldo de seis detenidos.