03/03/2018 estudio

Detectan que seran cinco los tipos de diabetes y no dos

Un estudio publicado en la revista científica "The Lancet", especialista en endocrinología y diabetes, da cuenta del descubrimiento realizado sobre un total de 14.775 pacientes suecos y finlandeses, mayores de 18 años que habían sido recientemente diagnosticados con diabetes.

Según la interpretación que hace el estudio, "este descubrimiento podría ayudar a adaptar mejor el tratamiento temprano de cada paciente y abre las puertas a nuevos avances en medicina de precisión".

La investigación fue llevada a cabo de forma conjunta por el Centro para la Diabetes de la Universidad de Lund, Suecia, y el instituto de Medicina Molecular de Finlandia y se realizó sobre un total de 14.775 pacientes suecos y finlandeses, mayores de 18 años que habían sido recientemente diagnosticados con diabetes.



¿Qué es?

Es una enfermedad crónica que se caracteriza por presentar niveles aumentados de azúcar en sangre (glucemia) (glucemia) y puede dañar las arterias y algunos órganos.

Dado que es una enfermedad crónica no se cura, pero con un seguimiento y tratamiento adecuado la persona con diabetes puede prevenir complicaciones y llevar una vida normal.
Según estimó el Ministerio de Salud de la Nación afecta al 9.8% de personas de 18 años o más en nuestro país y dado que por varios años permanece silenciosa, aproximadamente la mitad de quienes la padecen, desconocen su condición.

¿Cuáles son sus causas?

La glucosa es un azúcar que proviene de la digestión de los hidratos de carbono los alimentos que comemos, circula por la sangre y es utilizada por el organismo como fuente de energía.

La causa de la diabetes es una alteración en la producción o el funcionamiento de la insulina, hormona producida por el páncreas, que funciona como una llave facilitando el pasaje de la glucosa desde la sangre a las células de los órganos y tejidos.

Existen varios tipos de diabetes:

Tipo 1: no hay producción de insulina, por lo tanto el organismo no cuenta con la llave que permite abrir la puerta de entrada de los azúcares a las células. Comienza generalmente antes de los 30 años y su tratamiento requiere seguir un plan de alimentación adecuado y la aplicación de inyecciones de insulina.



Tipo 2: es la forma más común. Si bien suele comenzar después de los 40 años, la enfermedad se observa en forma cada vez más frecuente en jóvenes y adolescentes. Este tipo se asocia a sobrepeso, obesidad abdominal, la alimentación inadecuada, la falta de actividad física y antecedentes familiares de diabetes tipo 2. Si bien existe producción de insulina, esta es insuficiente y la misma actúa de forma inadecuada. La llave no encaja en la cerradura de modo que el ingreso de la glucosa a los tejidos las células, se ve dificultado (insulinorresistencia). En consecuencia, la glucosa se acumula en la sangre y las células se quedan sin combustible para su funcionamiento. El aumento del azúcar en sangre por encima de valores normales se denomina hiperglucemia.



Diabetes Gestacional



Otros tipos específicos de diabetes



La hiperglucemia sostenida y sin tratamiento puede dar lugar a complicaciones en diferentes órganos, como los ojos, los riñones, el corazón, el cerebro, las arterias y los pies, entre otras.

¿Cómo se detecta?

El estudio de diabetes se realiza mediante la medición de la glucosa en sangre en ayunas (glucemia basal) y se recomienda en las siguientes circunstancias:

• En todos los individuos mayores de 45 años, y repetir cada 3 años mientras sea normal.

• Cuando aparezcan síntomas o signos que sugieran diabetes:
- Poliuria (orinar mucho).
- Polifagia (aumento del apetito).
- Polidipsia (beber mucho por sed).
- Pérdida de peso.
- Retinopatía.
- Proteinuria (proteínas aumentadas en orina).
- Infecciones urinarias de repetición.
- Infecciones cutáneas de repetición.

• Pacientes con antecedentes de hipertensión arterial o trastornos del colesterol.

• En población más joven cuando existan factores de riesgo:
- Tener más de 45 años.
- Padres o hermanos con diabetes.
- Obesidad o sobrepeso.
- Hipertensión arterial.
- Enfermedad cardiovascular.
- Colesterol elevado.
- Diabetes durante el embarazo.
- Mujeres con hijos nacidos con peso mayor a 4,5Kg.