03/12/2017 ARA San Juan

El trabajo del robot sumergible ruso hace crecer las expectativas

El Vehículo Operado Remotamente, capaz de trabajar en profundidades de hasta 1.000 metros, es una de las esperanzas en la búsqueda del submarino argentino.


El Vehículo Operado Remotamente (ROV, por su sigla en inglés) Seaeye Panther-XT Plus, con capacidades para misiones submarinas de soporte de perforación, levantamiento de tuberías, salvamento, limpieza, y dragado a profundidades de hasta 1.000 metros, es una de las esperanzas del operativo que busca al submarino “San Juan”, desaparecido desde hace 17 días en el Atlántico sur con 44 tripulantes a bordo.

El Panther-XT Plus fue diseñado y construido por Seaeye, filial británica del conglomerado industrial sueco Saab y es propiedad de Rusia, que la envío a la Argentina en un avión AN-124 la semana pasada.

La Armada analiza un contacto a 477 metros de profundidad.

Su diseño previó la posibilidad de ser transportable por aire para darle condiciones de respuesta rápida a tareas apoyo del rescate submarino, indica el fabricante en su sitio web.

El Panther-XT Plus puede adaptar la configuración de sus brazos y de las herramientas de trabajo de acuerdo a la misión que deba enfrentar, además cuenta con ocho propulsores horizontales y dos fuentes de alimentación que lo dotan de gran maniobrabilidad, velocidades de más de 4 nudos y cuenta con una alta potencia para su relación de peso.