12/11/2017 Venezuela

Bajo la lupa de la ONU, la UE y los bonistas, con el fantasma del default

La crisis venezolana entrará este lunes en una fase de aceleración, cuando sus acreedores externos se reúnan en Nueva York tras haber desairado la invitación del gobierno a renegociar la deuda externa, lo que alimenta la posibilidad de una cesación de pagos, mientras el Consejo de Seguridad de la ONU analizará su crisis política y la Unión Europea (UE) aprobará nuevas sanciones.

  Todo ello, en el contexto de la incertidumbre acerca de la instalación de una mesa de diálogo entre el gobierno y sus adversarios internos, anunciada repentinamente la semana pasada por ambos sectores pero puesta “en suspenso” ayer por la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

La Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA, en inglés), que reúne a entidades que representan a tenedores privados de deuda, celebrará una reunión en su sede de Nueva York para evaluar las consecuencias de un retraso en el pago de un vencimiento por 1.161 millones de dólares de la petrolera estatal venezolana Pdvsa, que debió haberse cancelado el 3 de este mes.

Una decisión negativa por parte de la ISDA podría desencadenar un default parcial de Venezuela y disparar el pago de seguros contratados por los acreedores para resguardarse de la eventualidad de deudas impagas, indicó el diario caraqueño El Nacional