30/06/2017 Opinin

A 150 aos de la creacin del actual Canad

El 1 de julio de 1867, 150 años atrás, los actuales estados de Nueva Escocia, Nuevo Brunswick y la entonces provincia de Canadá (que estaba formada por lo que son los estados de Ontario y Quebec) decidieron unirse y convertirse en un país que se llamó Canadá. Al respecto opinó Fernando Del Corro, historiador y periodista de la Agencia Nacional Télam.

Fernando Del Corro

Por Fernando Del Corro

El primero de julio de 1867, 150 años atrás y 91 después de la Declaración de la Independencia de su vecino del sur, los Estados Unidos de América, los actuales estados de Nueva Escocia, Nuevo Brunswick y la entonces provincia de Canadá (que estaba formada por lo que son los estados de Ontario y Quebec) decidieron unirse y convertirse en un país a denominarse Canadá luego extendido a un territorio mucho mayor.

A partir de entonces se conmemora el "Día de Canadá" denominado "Canada Day" en los estados de habla inglesa y "Féte du Canada" en los franco-parlantes, aunque originalmente era el "El Día del Dominio" hasta que, siendo primer ministro Pierre Eliot Trudeau, en octubre de 1982 se adoptó la designación actual tras una fallida iniciativa en 1946.

Curiosamente, así como en la capital, Ottawa, y en otras ciudades se realizan grandes festejos públicos, en Quebec se conmemora el "Día de la Mudanza" ya que en esa fecha finalizan los contratos anuales de alquiler por lo que muchas familias pasan de una casa a otra y hasta de una ciudad a otra.

Los llamados "Padres de la Patria" fueron 36 representantes de los estados antes mencionados, anglófonos y francófonos, que a lo largo de tres conferencias firmaron los documentos que dieron origen al país más extenso de América, con 9,985 millones de kilómetros cuadrados con los que supera en unos 150 mil km2 a los EUA y en unos 1,4 millones de km2 al Brasil y que sólo es superado en el mundo por Rusia que casi lo duplica con 17,1 millones.

Así surgió una Federación de Estados en la que se aceptó mantener alguna dependencia del ahora denominado Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a través del parlamento de éste y aunque esto se diluyó aun el monarca británico se sigue denominando "Rey de Canadá" aunque la hoy reina Elizabeth II carece del mínimo poder en la vieja colonia.

A partir del año próximo, la fecha será clave para un tema importante y contradictorio, porque el primero de julio de 2018 arrancará la legalización de la marihuana según lo anunciara hace poco el primer ministro Justin Trudeau, del Partido Liberal e hijo de quién diera su nombre actual a la conmemoración independentista.

Las normas serán establecidas por las autoridades federales que otorgarán los permisos a los cultivadores, la familia que lo desee podrá tener hasta cuatro plantas en su domicilio y los consumidores deberán haber cumplido 18 años, pero los gobiernos estaduales fijarán los precios y podrán subir la edad mínima para los jóvenes.

Los dominios británicos tuvieron desde sus inicios una gran autonomía de Londres, su metrópoli, frente, por ejemplo, a las colonias españolas con Madrid, aunque sin llegar a tener más poder de decisión que las portuguesas donde el Brasil llegó a imponer militarme a su princesa María de Gloria como reina en Lisboa.

Así, en el marco de esa autonomía fue que, tras la "Gran Guerra", rebautizada luego como "Primera Guerra Mundial", en 1926, se concretó en Londres la "Conferencia Económica Imperial" que puso final a la posición jerárquica, aunque limitada, del RU, dando lugar a la "Mancomunidad Británica de Naciones", más conocida como Commonwealth (salud común).

El acuerdo, denominado también "Declaración Balfour", por el canciller Arthur Balfour, adquirió su forma definitiva entre el 21 de julio y el 20 de agosto de 1932 en Ottawa, mostrando el particular peso de Canadá, cuando frente a la crisis mundial desatada en 1929 en Nueva York, se adoptaron para el Commonwealth una serie de decisiones keynesianas sobre comercio, gasto público, tarifas, tasas de interés y emisión monetaria, entre otras.

Desde esa independización los canadienses mantuvieron un prolongado conflicto con los EUA que los llevó a establecer que la traza de sus ferrocarriles fuera este-oeste, exclusivamente, para evitar todo contacto con sus vecinos del sur e impidió que sus pesqueros operaran en las aguas de la costa atlántica de Canadá para lo cual consiguió que la Corte Internacional de Justicia de La Haya sancionara, bajo los lineamientos del jurista y ministro de Relaciones Exteriores argentino Luis María Drago, quién trabajó el tema entre 1909 y 1911, la norma que rige el dominio de las "bahías históricas" tras la cual los estadounidenses no pudieran seguir pescando en lugares como Terranova.

En la actualidad Canadá posee la decimoséptima economía del ´planeta y la tercera del continente americano detrás de los EUA y del Brasil e integra junto con México y los mismos EUA el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, más conocido como NAFTA, su sigla en inglés.

(*) Historiador y periodista de la Agencia Télam.