24/05/2017 Tras el atentado

"No recuerdo tanto dolor ni tanta indignacin expresados por la poblacin", afirm acadmico ingls

El académico británico Daniel Ozarow describió para Télam los sentimientos que generó el ataque de Manchester entre sus connacionales. .


El Reino Unido está acostumbrado a los ataques de islamistas radicales, pero el atentado del lunes en Manchester contra chicos y adolescentes ha provocado un dolor y una indignación popular que no se recuerdan en el país, dijo este martes a Télam el académico británico Daniel Ozarow.

"Como pueblo estamos acostumbrados a los ataques terroristas. En marzo pasado hubo uno en el Puente de Westminster, y otro reciente es el asesinato de la diputada Jo Cox o los ataques en el subte y colectivos de 2005 y antes de eso, décadas de atentados del Ejército Republicano Irlandés (IRA) entre los años 70 y 90", detalló Ozarow en diálogo con Télam.

E inmediatamente agregó: "Pero no me acuerdo tanto dolor ni tanta indignación expresado por la población como esta vez".

"Somos un pueblo bastante acostumbrado a vivir con la amenaza del terrorismo, sea motivada ideológicamente por el fascismo, el islamismo u otros nacionalismos, algo con lo que tenemos que tener cuidado como sociedad", expresó el catedrático, profesor de la Universidad de Middlesex.

Pero Ozarow sostuvo que el atentado del lunes fue especialmente trágico y repugnante, porque los seguidores de la cantante Ariana Grande que asistieron a su recital eran niños y niñas de entre nueve y 15 años.

"El pueblo británico está muy asustado y muy indignado porque ahora tomen como blanco a los más inocentes de nuestra sociedad", apuntó.

Según recordó este profesor, "desde los años 40, cuando nuestros padres y abuelos en las grandes ciudades de Inglaterra sufrieron bombardeos de los nazis, hasta hoy en día, somos un país muy resistente que, creo, no va a permitir que extremistas nos dividan".
"Si el motivo del atentado fue tratar de dividir el pueblo, creo que la mejor manera de recordar y honrar la memoria de las víctimas es trabajar para defender la tolerancia, el respeto y la paz social", expresó.

Dijo que más allá del Brexit, un tema complicado para explicar, la gran mayoría de la población que votó salir de la UE no tenía mucho que ver con el racismo, y que "comparado con otros países en Europa, el Reino Unido sigue siendo una de las sociedades más tolerantes en el mundo".

Ante la pregunta de cómo puede impactar esto en las elecciones del 8 de junio, Ozarow dijo que el impacto fue inmediato, con la total suspensión de la campaña electoral anunciada ayer por la mañana (hoy, sin embargo, el ultranacionalista UKIP ya anunció su inmediato reinicio en solitario).

"Un mes atrás los conservadores de la primera ministra Theresa May iban ganando en los sondeos por 20 puntos, pero en las últimas semanas, con el paso de la campaña electoral, los Laboristas, liderados por Jeremy Corbyn (que tiene una plataforma política parecida a la de Bernie Sanders en EEUU) vienen achicando la distancia, que ahora está en solo 9 puntos. Entonces uno podría decir que el atentado podría parar el impulso de que gozaba, pero es muy difícil saber qué está pensando la gente", explicó.

El experto sostuvo que si uno toma como barómetro la opinión popular de los británicos en los programas de radio, ayer a la mañana hubo muchos que llamaron para denunciar los recortes del 20 por ciento al presupuesto que el gobierno dispone a la policía.

El recorte significa que habría 20.000 policías menos que los que el país tuvo cuando los conservadores llegaron al poder en el 2010.
Para el académico, con los recortes las fuerzas de seguridad lo encuentran cada vez más difícil defender a los ciudadanos británicos de estos ataques y puede ser que algunos quieran castigar a los conservadores en las urnas por eso.

Respecto a si puede haber un cambio hacia una política anti inmigración más fuerte, Ozarow espera que no sea así, porque generalmente en términos culturales, fiscales y sociales, el Reino Unido está mucho más enriquecido por la inmigración.

Insistió en que primero hay que confirmar los motivos del atentado de anteayer. "Hay que tener en cuenta que casi todos los culpables de los atentados en el Reino Unido, tanto los del 2005 como los de los últimos años, nacieron y crecieron en este país", señaló.
Es el caso de Salman Abedi, hijo de libios pero nacido y criado en Manchester.

Agregó que por lo tanto el extremismo islamista no se debe a la inmigración sino que es un "problema que enfrentamos como sociedad entera y para vencerlo hay que pensar con mucho más inteligencia de lo que lo estamos haciendo hasta ahora".

No obstante, agregó que seguramente algunos partidos políticos de la extrema derecha van a intentar aprovechar la situación para fines político. La reapertura de la campaña por parte del ultraderechista UKIP, que se anunció hoy, le da la razón.

"Espero que nuestro propio gobierno no vaya por ese camino. Por lo general la población no es estúpida y sabe cuándo sus gobiernos aprovechan del dolor del pueblo", agregó.

"En fin, espero que la sociedad se acuerde de las palabras de Jo Cox, concluyó: "Somos mucho más unidos y tenemos mucho más en común que las cosas que nos dividen", porque a dos años de su muerte, tienen más resonancia que nunca.