10/04/2017 actividad presidencial

Macri visit las zonas afectadas por las inundaciones en Tucumn

El Presidente se reunió con un grupo de familias afectadas por las inundaciones en el Centro de Operaciones de Emergencia instalado en la localidad de Monteagudo y comprometió la puesta a disposición de “todas las herramientas” del Gobierno para asistir a los damnificados.

El presidente Mauricio Macri sobrevoló zonas afectadas por las inundaciones en la provincia de Tucumán, y, al concurrir a un Centro de Operaciones de Emergencia, se reunió con familias afectadas y comprometió la puesta a disposición de “todas las herramientas” del Gobierno nacional para asistir a los damnificados, así como la concreción de obras prioritarias para prevenir nuevas riadas.


“Ellos deben saber que va a haber un Estado que va a prever que esto no vuelva a ocurrir. Estamos conteniendo a los evacuados y aportando ayuda desde la Nación, para lo cual mantenemos contactos con funcionarios de la provincia y de los municipios porque esta situación necesita que se trabaje en equipo", dijo a periodistas el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, a poco de llegar junto al presidente y a otros miembros del gabinete nacional a las localidades del sur de la provincia de Tucumán, la zona más afectada por las inundaciones.

Además, el funcionario señaló que si bien “el calentamiento global hace que esto sea más recurrente y dramático”, la situación también es resultado de la “desidia” y la "falta de control” de las anteriores autoridades.

El jefe de Estado arribó al aeropuerto de Río Hondo (Santiago del Estero) a media mañana, a bordo del avión Tango 10, acompañado por el ministro Frigerio; la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, y el secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación, Domingo Amaya.



Desde Río Hondo, Macri y sus ministros se trasladaron hacia el sur de la provincia de Tucumán junto al gobernador provincial, Juan Manzur; el titular del Plan Belgrano, José Cano; el obispo de Concepción, monseñor José María Rossi; y el comandante de la Brigada de Infantería del Ejército, general Guillermo Tabernero.

En Monteagudo, localidad tucumana ubicada a 95 kilómetros al sureste de la capital tucumana, el Presidente se reunió con un grupo de familias afectadas por las inundaciones en el Centro de Operaciones de Emergencia instalado en una escuela, y les transmitió "el dolor" de "ver la difícil situación” que atraviesan, indicó Frigerio.

 En ese marco, el Presidente también les llevó la “tranquilidad” de que el gobierno nacional los ayudará “con todas las herramientas que dispone”, incluida una mayor asistencia económica a la provincia con la finalidad de reparar los graves daños sufridos por la población y las obras prioritarias para prevenir nuevas inundaciones.

En Monteagudo, Macri estuvo también con una delegación de docentes y con vecinos autoevacuados de localidades cercanas como Taco Ralo y Simoca.

En La Madrid, una localidad tucumana, más del 80 por ciento de sus habitantes fueron evacuados tras intensas lluvias. La localidad se vio afectada además por el desborde del dique Escaba, de 500 kilómetros de superficie, ubicado sobre el río Marapa, un atractivo turístico para la navegación y la pesca.

Una vez que baje el agua comenzará la reconstrucción de todo lo dañado, y esa tarea no será sencilla. Hay casas, rutas y caminos que deben arreglarse


Rogelio Frigerio
En este contexto, Frigerio informó a periodistas que “un equipo está trabajando sin descanso en tareas de sus respectivas competencias” para “restituir las cloacas, la energía eléctrica, las rutas y los caminos”, que fueron dañados por intensas lluvias, y por los desbordes de ríos y arroyos.

Con relación a la ayuda que brindará la Nación, indicó que se ejecutarán nuevas obras con el propósito de “mitigar los riesgos” y señaló que se creó “un comité de crisis”, que no existía y que “desde el minuto cero” está trabajando “para amortiguar el drama que viven muchos argentinos”.

Comentó que existen problemas similares “en la mitad del país” y que “el calentamiento global hace que esto sea más recurrente y dramático”, pero dijo también que esta situación es resultado de la “desidia” y la falta de control” de las anteriores autoridades.

“Cada uno tiene que hacerse cargo de su responsabilidad”, dijo, tras afirmar que “no se había hecho los mantenimientos de los canales”, entre otras obras, y reconocer que “cuando la gente vuelva a sus hogares, la tarea será ardua, ya que todas sus pertenencias estarán destruidas y tendrán que arrancar de cero”.

"Deben saber que el Estado estará al lado de ellos para ayudarlos”, dijo, y confirmó que aún existen poblaciones que “permanecen aisladas fuera del casco urbano”, mientras el Ejército trabaja para “llevarles alimentos y agua”.

“Una vez que baje el agua comenzará la reconstrucción de todo lo dañado, y esa tarea no será sencilla. Hay casas, rutas y caminos que deben arreglarse”, dijo, y confirmó que la Nación analiza una ayuda económica de 600 millones de pesos que solicitó el gobierno tucumano.

 En tanto, el gobernador Manzur explicó que su gobierno comenzará a ayudar a los afectados con dinero de la provincia, en base a un relevamiento que realizaron sobre más de 500 familias afectadas para conocer las necesidades que tienen.

Según precisó, la provincia destinará 25.000 pesos a cada familia, aunque no lo hará con dinero, sino con artículos de primera necesidad, como heladeras, además de ofrecer créditos de hasta 25.000 pesos a tasa cero que será solventado con dinero aportado por el gobierno local.

Más tarde, a través de su cuenta de Twitter, Mauricio Macri se hizo eco de las dificultades que sufren las ciudades tucumanas, pero también otras que fueron afectadas por lluvias e inundaciones, como Comodoro Rivadavia, y felicitó por su trabajo a las Fuerzas Armadas y al personal de Vialidad Nacional.

Situación en Tucumán

El director nacional de Emergencias Sanitarias del Ministerio de Salud, Carlos Russo, recorrió el fin de semana las localidades tucumanas de La Madrid, Ñogasta, Monteagudo, Atahona y Villa Chicligasta para colaborar en  coordinar y abastecer las tareas sanitarias desplegadas.

En una nueva visita a esas zonas del sur tucumano, junto a autoridades sanitarias provinciales, Russo notó ciertas mejorías en la situación. “Se va normalizando el sistema de emergencias sanitarias, pero igual sigue trabajando  la Atención Primaria”, puntualizó.

El Gobierno también intensificó la ayuda brindada a los pobladores tucumanos. El ministro de Defensa, Julio Martínez, y el titular del Plan Belgrano, José Cano, recorrieron las zonas más anegadas de La Madrid, donde las fuertes y persistentes lluvias que provocaron la crecida del río Marapa dejaron a gran parte de esta localidad bajo el agua.

Un equipo técnico de la Dirección Nacional de Respuesta del Ministerio de Seguridad organizó en el terreno las tareas de asistencia junto a las autoridades provinciales.

La cartera social despachó a esa zona seis camiones con alimentos e insumos para distribuir entre la población afectada. Equipos de asistentes sociales y psicólogos continúan colaborando con el relevamiento de las necesidades de la familias damnificadas.

Además, más de cien agentes del Liceo Militar General Aráoz realizan tareas de evacuación y contención de la comunidad con camiones de gran porte, un unimog, cuatro cocinas, un puesto de comando de comunicaciones y cinco botes.

Seguridad desplegó equipos de bomberos de la Policía Federal y de Prefectura, mientras que efectivos de Gendarmería instalaron una cocina que suministra 2.000 raciones diarias y colaboraron con el traslado en helicóptero de médicos y elementos básicos para la atención de pobladores que quedaron aislados.

 


El PAMI también envió agentes a la provincia norteña con el objetivo de reforzar la atención de los afiliados afectados por las inundaciones y definir estrategias de acción en coordinación con el comité de crisis local.

A través de las distintas carteras y organismos descentralizados, el Gobierno mantiene la asistencia en las provincias de La Pampa, Salta, Catamarca, Jujuy, La Rioja, Santiago del Estero, Buenos Aires, Córdoba, Santa Cruz y Santa Fe, a través del trabajo coordinado con las autoridades locales.

El Banco Nación otorgará créditos a tasas bajas, con un plazo de cancelación de hasta 36 meses, para que la población que sufrió los efectos de la emergencia climática pueda cubrir los gastos relacionados con la refacción o reposición de bienes en casas, comercios y empresas.