04/04/2017 nota de deuda soberana

Standard and Poor's mejor la calificacin crediticia de largo plazo de la Argentina

La nota de deuda soberana de la Argentina pasó a "B" desde "B-" y la agencia le asignó una proyección estable de largo plazo.

La calificadora de riesgos Standard and Poor´s (S&P) mejoró la calificación crediticia soberana de la Argentina de B- a B, y le asignó una proyección estable de largo plazo, basándose en las mejorías observadas en las condiciones económicas del país tras las políticas aplicadas por el Gobierno, entre las que destacó las iniciativas tendientes a otorgar mayor transparencia a la gestión pública, con una proyección del PBI per cápita de u$s 13.700 para los próximos dos años.

Esta mejora es reflejo del trabajo que venimos haciendo con las calificadoras y los entes reguladores del crédito en todo el mundo para mostrarles la velocidad y la profundidad de los cambios que se están llevando a cabo en Argentina


Luis Caputo, ministro de Finanzas
La nueva calificación fue informada a los mercados por S&P y fue destacada por el ministro de Finanzas, Luis Caputo, quien afirmó que "esta mejora es reflejo del trabajo que venimos haciendo con las calificadoras y los entes reguladores del crédito en todo el mundo para mostrarles la velocidad y la profundidad de los cambios que se están llevando a cabo en Argentina".

"Argentina está logrando avances para resolver varios desequilibrios macroeconómicos en el país, al mismo tiempo que reconstruye gradualmente su credibilidad y mejora el debilitado marco institucional en general", sostuvo el informe de S&P difundido desde Nueva York.

Desde el Ministerio de Finanzas, Caputo expresó que la mejor calificación "obedece a los avances que Argentina está logrando en la resolución de sus desequilibrios macroeconómicos y a la reconstrucción de la credibilidad, en el marco de la previsibilidad de sus políticas y el fortalecimiento de las instituciones".

Añadió que "S&P destacó la relevancia de la reconstrucción del Indec y la publicación de estadísticas confiables".

"Esta nota responde a la gestión que está haciendo el gobierno normalizando la economía y recuperando la credibilidad y la confianza del resto del mundo", remarcó Caputo.



Además, S&P subió su evaluación de riesgo de transferencia y convertibilidad (T&C) a B+ desde B-, ya que existe un "sostenido acceso local a divisas", según afirma el informe oficial.

De acuerdo a ese informe, se "prevé que la inflación continúe la tendencia descendente gradual y que la economía se recupere y crezca 3% en los siguientes tres años".

También se pondera que el Gobierno Nacional ha avanzado en la mejora de la liquidez externa y el acceso a la financiación comercial, tanto para el gobierno como para las provincias y compañías de Argentina.

Por otra parte, la tendencia estable incorpora la expectativa por parte de la calificadora de que las políticas presentarán una amplia continuidad en los siguientes dos años. En ese marco, S&P destaca que el crecimiento del acceso al crédito jugará un papel importante como motor para la recuperación de la economía en 2017.

El informe de S&P prevé que la inflación anual 2017 baje a 20% y "que siga una tendencia descendente gradual", así como un crecimiento de la economía de 3% promedio en los tres años siguientes.

"Subimos nuestras calificaciones crediticias soberanas de largo plazo de Argentina a 'B' desde 'B-' y afirmamos nuestras calificaciones soberanas de corto plazo en 'B'. También subimos nuestra evaluación de riesgo de transferencia y convertibilidad (T&C) a 'B+' desde 'B-'", precisó la información que S&P emitió públicamente desde Nueva York.

La mejor calificación de la Argentina se basa en general en los "avances logrados en la política económica" para "resolver los importantes desequilibrios económicos y restaurar la credibilidad de las políticas del país", afirmó el informe de la consultora.

"En el largo plazo", destacó S&P, "uno de los principales desafíos de Argentina continua siendo tratar de evitar su patrón histórico de elevada volatilidad en su desempeño económico", y con un contexto de "escenario político todavía sumamente polarizado" la consultora estimó que "el PBI per cápita de Argentina medido en dólares se ubique en u$s 13.700 en promedio durante los próximos dos años".

En su análisis, S&P menciona como factores positivos la emisión global de bonos por u$s 22.000 millones el año pasado y otros u$s 7.400 millones en lo que va de este año, la "reducción de la inflación a un esperado 20% y 15% en 2017 y 2018", el "ajuste de las tarifas de servicios públicos a su costo subyacente", así como los "objetivos fiscales de mediado plazo" que incrementaron "la transparencia y la rendición de cuentas".

Subrayó que "se reconstituyó la agencia estadística del gobierno, Indec, facilitando la publicación de información confiable sobre variables económicas clave".

Standard and Poors no ignora que el "gobierno continuará enfrentando desafíos políticos y sociales para implementar su plan económico", y consideró que "mantener el difícil equilibrio de las política requerirá un manejo hábil".