30/03/2017 Ciudad de Buenos Aires

Comienza la temporada de conciertos de las orquestas infanto juveniles en el Centro de la Msica

Las Orquestas de Música Latinoamericana Ricardo Carpani del partido bonaerense Tigre y Juvenil Latinoamericana del Barrio El Tambo de La Matanza compartirán el viernes desde las 19 el inicio del Ciclo de Conciertos Compartidos del Programa de Orquestas Infanto Juveniles en el Centro Nacional de la Música en San Telmo.

El ciclo será coordinado por el guitarrista Eduardo Tacconi, quien definió esas presentaciones como “una manera nuestra de mostrar y validar el trabajo que hacemos que pasa porque los chicos aprendan tocando”.

“Estos conciertos nos permiten cerrar una suerte de círculo virtuoso porque permiten verificar que el modelo de aprender tocando genera una dinámica interesante”, resaltó Tacconi en charla con Télam acerca del espacio que los últimos viernes de cada mes se desarrollará en la calle México 564.

El músico destacó el aporte de estos programas dependientes del Ministerio de Cultura de la Nación y sostuvo que “el Estado tiene que ser superior a las gestiones políticas de cada administración porque, si no, quedan directores, docentes y pibes que no pueden seguir adelante”.

El instrumentista, que en 2008 fue nombrado coordinador del Programa Andrés Chazarreta, y a fines de 2014, por decisión de la ministra Teresa Parodi amplió su labor para incluir a las orquestas y bandas, ejemplificó que “desde el equipo trabajamos con cinco provincias y 19 municipios, lo que obliga a una gestión forzosamente transversal”.

Después de subrayar el aporte musical de estas formaciones “que proponen un nivel de complejidad sobre repertorios que los grupos profesionales no abordan”, Tacconi también hizo hincapié en el aporte social de estas experiencias.

“En la Orquesta de El Tambo, que es la pionera del programa Chazarreta, hay 0% de deserción en la primaria y el 90% de sus integrantes terminó la secundaria. Por otro lado, el procentaje de pibes y pibas que asumen la música como camino son entre un 15 y un 20% y ese resultado es abrumador”, aportó el guitarrista que actualmente integra un trío que ejecuta fados y tangos.

De cara al ciclo que se inaugura mañana, Tacconi anunció que se van a realizar 11 conciertos “y en ellos van a actuar 16 formaciones de cercanías, apenas una porción de los 58 grupos que teníamos hasta noviembre”.

“Ahora -abundó- se suman seis orquestas nuevas que empiezan a funcionar en abril. Pero además existen otras agrupaciones que dependen de provincias o del Ministerio de Educación”.

Por su parte, Andrés Bustos, que dirige la Carpani, una orquesta que convoca a unos 40 chicos de entre 12 y 16 años, subrayó que “la experiencia grupal sonora de cada orquesta es vital para cada pibe y sirve como herramienta de transformación en una población donde no hay una oferta musical estatal”.

Lejos de cualquier atadura, el músico comentó a Télam que “por lo atípico de la formación y por las intenciones pedagógicas e inclusivas del proyecto, el tratamiento que recibe la música tiene que ser muy a sabiendas de la realidad y a la medida del grupo con el que se trabaja”.

“Pero aún así -especificó- y de que las canciones son elegidas y arregladas a partir del desarrollo pedagógico de cada grupo, nos dedicamos a que lo que se hace suene bien y que esté bueno porque eso modifica la calidad de la experiencia musical del pibe”.

La Carpani ejecuta obras de Raúl Carnota, Gustavo Mozzi, Jaime Roos, Edmundo Zaldívar, Chango Farias Gomez, Eddie Palmieri, Crescencio Salcedo, Astor Piazzolla, entre otros compositores.

Consultado acerca del repertorio con el que trabajan en la agrupación tigrense, Bustos indicó que “se lo escoge para trabajar determinadas temáticas y en general se trata de canciones que los chicos no conocen debido a los hábitos culturales en los que se formaron”.

“Pero hay gestos objetivos de la música que trabajamos que pasan por el cuerpo de las personas sin saberlo. Son contenidos que requieren de una elaboración compleja pero que, sin embargo, están a mano”, aseguró.