28/03/2017 Venezuela

La OEA discute la situacin venezolana en una tensa sesin en Washington

La Organización de Estados Americanos (OEA) inició este martes una polémica sesión para discutir la crisis política y económica que atraviesa Venezuela, un encuentro condenado por Caracas que podría aumentar la presión regional sobre el gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro.

La sesión del Consejo Permanente de la OEA comenzó dos horas más tarde de lo previsto, después de que Venezuela, con el apoyo de Bolivia y Nicaragua, tratara de impedir su celebración alegando que la reunión violaba el principio de "no intervención en los asuntos internos de los Estados miembros".

Para abrir la sesión se requerían 18 votos y hubo 20, ya que Belice y Guyana se sumaron a los 18 países que la habían pedido: Canadá, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay, Barbados, Bahamas, Santa Lucía y Jamaica. 
Luis Almagro
Luis Almagro

La solicitud de los 18 países de convocaron a una reunión para "considerar la situación" de Venezuela se presentó la semana pasada, luego de que su secretario general, el uruguayo Luis Almagro, exigiera elecciones y la liberación de presos políticos para evitar su suspensión del organismo.

Pero desde que Almagro pidiera la sanción sobre el país petrolero, 14 de los miembros del mayor organismo regional -incluidos Estados Unidos y Canadá- aseguraron que antes de acatar la propuesta del ex canciller uruguayo, deberían agotarse todos los esfuerzos diplomáticos.

Estados Unidos reiteró hoy que no buscará la suspensión inmediata de Venezuela del organismo y Uruguay se hizo eco de esa postura. De hecho, no está previsto que la reunión en Washington produzca una exclusión, según analistas.

El gobierno de Maduro pidió enérgicamente que no se realizara el debate con el argumento de que Almagro estaba siendo influido por la política hostil de Estados Unidos hacia Venezuela.

Luego de la votación para abrir el debate, el nuevo embajador de Venezuela ante la OEA y viceministro para América del Norte, Samuel Moncada, pidió la palabra y declaró la sesión "una flagrante violación de los principios de la organización".

"Todo lo que ocurra se hace contra nuestra voluntad, lo combatiremos donde sea necesario", prometió, informó la agencia de noticias EFE.

En la reunión se espera un debate abierto sobre la situación en Venezuela y, si se reúnen los apoyos, la aprobación de una declaración que pide que la OEA siga "examinando distintas opciones para lograr el restablecimiento de la normalidad democrática dentro del marco constitucional venezolano".

El texto solo tiene tres puntos y no incluye las demandas de fijar un calendario electoral, liberar "presos políticos" y respetar las decisiones de la Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, que sí recoge la declaración conjunta que publicaron el pasado jueves 14 países, informó EFE.

Esos 14 países son: Canadá, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

Para que el nuevo texto, que circula ahora entre las delegaciones, se apruebe, son necesarios al menos 18 votos, la mayoría simple de los 35 Estados miembros (Cuba pertenece a la OEA pero no participa desde 1962). 



En tanto, en las calles de Caracas, miles de personas se congregaron hoy desde la mañana en una "marcha antiimperialista" en apoyo al gobierno y en contra de la OEA, en un evento en el que el vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, anunció que demandará a Almagro por difundir "mentiras".

"He sido autorizado por el presidente Maduro y así voy a actuar, lo voy a demandar internacionalmente para que vea quién miente, sinvergüenza, mentiroso, manipulador, descarado, mafioso, tú sí eres un tarifado y mercenario del imperialismo, sicario, jalabolas (adulador)", sostuvo.

La oposición venezolana, que ha apoyado los esfuerzos de la OEA, denuncia que el gobierno socialista ha secuestrado las funciones de la Justicia y cercenado las actuaciones del Parlamento, dominado por los adversarios de Maduro.

La Justicia electoral suspendió en octubre del 2016 la convocatoria a un referéndum revocatorio del mandato
presidencial. 

Y hoy, el máximo órgano judicial publicó una sentencia en la que recomendó al poder público investigar a los diputados opositores por el delito de "traición a la patria", por haber aprobado la semana pasada un acuerdo en apoyo a la convocatoria del Consejo Permanente para revisar el caso del país.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) también "limitó" la inmunidad parlamentaria, argumentando que no será "compatible" frente a ilícitos constitucionales y penales, rechazando acusaciones de la oposición de haber violado los fueros de un diputado opositor detenido por el gobierno en enero pasado.

La oposición sostiene que Maduro es el principal responsable de la crisis en su país -que sufre la inflación más alta del mundo, recesión económica y escasez-, pero el mandatario asegura que los culpables son los bajos precios del crudo y sus opositores, que libran una "guerra económica" contra Venezuela. 

Para que el Gobierno quede suspendido de la OEA, dos tercios de las 34 naciones que la integran deben votar la medida, que acarrearía no sólo un aislamiento político, sino un cese del financiamiento multilateral.

Pero el Gobierno de Maduro ha recibido la simpatía de gran parte de los países del Caribe y Centroamérica, a los que apoya con venta de crudo en condiciones preferenciales, y de aliados izquierdistas como Bolivia y Ecuador.
Delcy Rodríguez
Delcy Rodrguez

La ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, visitó el lunes la OEA para presionar en favor de la suspensión del encuentro, afirmando que Almagro estaba siendo influido por la política hostil de Estados Unidos hacia Venezuela.

Por su parte, desde Estados Unidos, el senador republicano cubano-estadounidense Marco Rubio afirmó hoy que si el organismo hemisférico no es capaz de unirse para resolver que Venezuela "no es ya una democracia, entonces uno se pone a pensar ¿para que tenemos a la OEA?"