26/03/2017 novedades discogrficas

Super 1 Mundial trae de regreso el brillo del indie platense

El rock post punk, new wave a los New Order y lo Cure de Super 1 Mundial; el rescate sin prejuicios de canciones para la alegria pop que lleva adelante el dúo femenino las Creme Brulee; y el cancionero Spinetteano de Nacho Lafflitto se destacan entre las novedades discograficas de esta semana.

SUPER 1 MUNDIAL-“SUPER 1 MUNDIAL”

 Primer trabajo de este trio, surgido de la escudería platense Laptra, formado por Felipe Quintans en sintetizadores y voz, Manu Gómez en guitarra y Tom Quintans, integrante de Bestia Bebe, en batería, que genera un clima indie, juguetón, cargado de climas del space rock más delirante.

El disco se inicia con un sintetizador saturado, un fuerte beat de la batería hasta que las guitarras y los teclados recuerdan acordes del Charly García de “Parte de la Religión” hasta que la voz de Felipe Quintans se oye casi a contrapelo de la melodía derramando sus frases sobre un viaje nocturno en diferentes paisajes. La voz de Quintans casi como un grito recuerda a grupos del post punk Joy Division o Pere Ubu, en los que sus vocalistas elegían alejarse de las formas tradicionales de canto. El final es puro juego infantil showgaze e indie.

“Eker” tiene un comienzo a lo New Order, a sus primeras canciones, con una larga apertura instrumental, con la voz procesada y esta vez llevando las melodías en sus manos, mientras que la parte instrumental por momentos se acerca al space rock. “Un millón de voltios” tiene una apertura más lenta, cerca del dark de los años 80, con la batería con una atmosfera de caja de ritmos y los teclados dándole un colchón a Quintans para que comience a gritar y largue la furia shoegaze de la guitarra, aunque el pulso regresa al space rock, en forma casi lúdica.

“Un ejército de parias de un centenar de mundos” es puro post punk, otra vez con aires a New Order desde la guitarra y los arreglos de sintetizadores. “Mi cara” abre de manera juguetona, bien arriba, emotiva, lúdica, mimosa, arreglos que recuerdan a The Psychedelic Furs y los momentos más adolescentes de The Cure con los arreglos de sintetizadores. “MI cara” es una versión en castellano de un tema del músico ingles Henry Badowsky, ex miembro de Los Damned.

“La oscuridad de la selva” abre con una maquina, las guitarras y los teclados creando atmosferas, climas, las voces jugando en una canción bien space, en la que se mezclan audios de películas. “La nueva chatarra” es pura psicodelia espacial, con airecitos dark y la voz de Quintans recién se escuchar sobre el último minuto para recitar una solas estrofa.

“Reptilicus” homenajea a ese film clase B, un clásico del cine de grandes criaturas que arrasaban la tierra, hermano europeo de Godzilla, dirigido por Sidney Pink. La canción comienza con la batería acompañada por sintetizadores espaciales y el rasgueo de una guitarra, hasta que va tomando forma de soundtrack, ya que suenan diálogos de la película de Pink.

El interesante disco debut cierra con “¿Qué clase de ente eres tu?” con un inicio espacial, atmosférico, sin perder la violencia shoegaze, la voz a los gritos de Quintans tirando frases, jugando también con los climas.

LAS CREME BRULEE-“MAL DE AMOR”

Primer disco de este dúo femenino que buscar recuperar desde el sonido orgánico y acústico, melodías pop de todo los estilos posibles como el bolero, el pop comercial de los 60, la música comercial del Club del Clan y también algo del espíritu generado por los Twist y Viuda e Hijas de Roque Enroll.

La hermosa y juguetona “Voy y vengo” abre el disco con un ritmo de pop de los años 50, acústico, con muy interesantes arreglos vocales dándole aires frescos, vitales y livianos a la escucha. La fiesta continua con una versión bien twist de “Hawaiian Twist” de Viuda e Hijas de Roque Enroll, otra vez con un trabajo destacado de las voces de Alejandra Carballeda y Barbara Lopardo.

Los ukuleles destacan en la versión de “Be my baby”, una canción de Il Carlo, uno de los tantos alter ego de Bom Bom Kid o Nekro, que no pierde frescura ni vitalidad. “Damas sin cargo” es una canción propia, donde destaca un comienzo abolerado, con una interesante percusión que acerca la banda a Las Taradas y a la Orquesta de Ukuleles.

“Cachetada” un hitazo del grupo cuartetero cordobés La Barra tiene una versión pop romántica con arreglos del pop de los años 50 y 60 que luego tendría identidad de la mano de Burt Bacharach, Phil Spector y otros grandes productores. Y las Creme Brulee le agregan un toque distinguido al batirse a duelo con Pablo Ruiz, en una canción a la que vuelven a bautizar.

El productor del disco Mariano Martinez juega al niño mod y rockabilly en el twist “Dame bola”, que mantiene el muy buen clima que tiene el disco, tan bailable, tan lozano y juvenil. El clima entre twist y bolera llega de la mano de “Mal de amor”, mientras las chicas con sus voces le dan un ambiente más dramático y doloroso. “Será” es puro romance en un pop acústico, bien veraniego, de patios floridos y zaguanes ardientes. “Una tarde” baja en la cadencia, se juega más al bolero pop, la tarde se pone más romántica con un gran lucimiento de las voces, mientras los ukuleles de las chicas mantienen todo.

“Alta tensión” recuerda al pop comercial de los años 70 en la Argentina, las Creme Brulee se penene las ropas de Violeta Rivas y solo falta algunas frases de Palito Ortega para cerrara un clima muy entretenido. “Anita” es una cumbia romanticona, en la que la amante pide disculpes a su pareja con mucho dolor, mientras los punteos de la guitarra recuerdan a maestros del genero como la Nueva Luna, los Charros y Daniel Cardozo.

El final es con “Por qué me tengo que enamorar yo”, un cover de la banda catalana Los Fresones Rebeldes en una línea cercana a la de los Twist y las Viuda e Hijas, con mucha frescura, rebeldía de jopos y polleras con volados al estilo “Grease”.

NACHO LAFFLITTO-“OTOÑO”

Nuevo disco de este cantautor que mezcla el rock y el popo con elementos de la música ciudadana, folklore, tango, candombe, jazz y fusión, en un estilo emparentado con proyectos que lidero Luis Alberto Spinetta.

El disco se abre con “Sol de otoño” hermosa balada, lenta, con interesante arreglo de cuerdas a cargo de Patricio Villarejo. “Irreversible” lleva un ritmo más veloz, con un interesante estribillo muy vital.

Nacho Lafflitto - Otoo

“La mitad del sueño” remite inmediatamente a Spinetta en la que se destaca la banda que acompaña a Laffitto integrada por Marcelo Carella en batería, Martín Tino Atala en bajo, Hugo Basualdo en guitarra y coros y Lisandro Federici en teclados. Con otros climas generados por los teclados y sintetizadores, “Mas allá”, sigue la misma huella. Mientras que “Vuelves a aparecer por aquí” es una balada a piano con una interesante participación de las cuerdas.