15/03/2017 industria automotriz

Pignanelli calific al acuerdo como "una convergencia productiva"

El secretario general del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) calificó como "una convergencia productiva y no una flexilización laboral", al acuerdo automotriz anunciado en la Casa de Gobierno por el presidente Mauricio Macri.

 Ricardo Pignanelli precisó en declaraciones exclusivas a Télam formuladas en la sede gremial del SMATA: "Firmamos un acuerdo con las terminales automotrices y con el Gobierno, basado en la ley del autopartismo y para llevar la producción anual de automóviles a un millón de unidades".

Para concretar el acuerdo automotriz, el gremialista explicó que "la inversión que tienen que hacer las empresas y seguramente el Gobierno, porque se comprometió a analizar el costo impositivo de los vehículos, va a llegar a los 5.000 millones de dólares en un proyecto que va desde 2017 hasta 2023".

Tras señalar que la iniciativa va a tener una "gran incidencia y va a fortalecer el mercado autopartista", anticipó que "el objetivo es tratar de llegar a rápidamente a que los vehículos tengan un 35% de contenido nacional y puede generar casi 200.000 puestos de trabajo".

Ante una consulta acerca de que le respondería a aquellos que señalan que el acuerdo es un flexibilizar, Pignanelli indicó que "es una convergencia productiva y en ningún lugar del acuerdo figura que SMATA tiene que rediscutir el Convenio Colectivo de Trabajo".

Es una convergencia productiva y en ningún lugar del acuerdo figura que SMATA tiene que rediscutir el Convenio Colectivo de Trabajo


Ricardo Pignanelli
"Los convenios colectivos nuestros en su gran mayoría, por no decir todos, son convenios del siglo 21, porque el recambio de la industria se inició a partir de 1990 y después cayó en 1998, y nuevamente en 2003 durante el gobierno de Néstor Kirchner, donde se reactivó el mercado, rediscutimos todos los convenios y los adaptamos a la tecnología que teníamos y las nuevas modalidades de trabajo", añadió.

Pignanelli subrayó luego que "lo único que tiene que hacer SMATA es tratar de ayudar a ordenar, porque cuando se cae la producción nacional se desordenan las líneas y ordenando la producción seguramente vamos a llegar rápidamente a volúmenes que son históricos en la industria en los últimos años, con entre 700.000 y 840.000 unidades".

En ese sentido el dirigente mecánico explicó que "cuando traigan la tecnología para llegar al millón de unidades, tendremos que hacer revisiones porque las nuevas tecnologías exigen dinamismo en lo que son las líneas de producción, pero eso lo hacemos continuamente porque seguimos puntualmente los sistemas productivos".

Pignanelli reflexionó que "acá no hay ningún Vaca Muerta como algunos equivocadamente esbozan y sin tener conocimiento de causa. Nosotros sabemos que son momentos electorales porque los vivimos, pero tenemos como eje fundamental la organización gremial, velar por los puestos de trabajo y la posibilidad que nos dan los puestos de trabajo para mejorar la calidad de vida de los compañeros y las familias".

Ante una pregunta sobre lo que cobra un trabajador de Volkswagen que se encuentra suspendido, el dirigente gremial afirmó que "el 75% y eso significa un salario de entre $ 16.000 y $ 25.000, según la categoría en que revisten los compañeros licenciados".

También admitió el licenciamiento de 150 trabajadores en la empresa General Motors de Rosario y señaló que "el acuerdo nos va a posibilitar tratar de recuperar a algunos compañeros de ese licenciamiento que están en la calle".

Para acceder al cable de la noticia, ingresar a https://cablera.telam.com.ar/cable/476237