07/03/2017 la plata

Dictaron prisin preventiva al acusado de asesinar a madre e hija en Punta Lara

El juez de Garantías le imputó a Hugo Orlando Hidalgo los delitos de “homicidio cuádruplemente calificado por ensañamiento, alevosía, por el vinculo y por femicidio” y “homicidio calificado por ensañamiento y alevosía”.

La Justicia penal de La Plata dictó este martes la prisión preventiva a Hugo Orlando Hidalgo, el acusado de haber asesinado y enterrado a una mujer y su hija en una casa de la localidad bonaerense de Punta Lara, partido de Ensenada, informó una fuente judicial.

La medida la adoptó el juez de garantías Pablo Raele al hacer lugar al pedido elevado por el fiscal Marcelo Romero, por lo que Hidalgo (42), alias "Ninja" continuará detenido en La Plata.

Hidalgo está acusado de haber asesinado a Maruja Chacón Pérez (50) y a la hija de ésta, Shirley Cielo Barrientos (15), a quien enterró viva en la casa de Punta Lara donde fueron encontrados los cuerpos, según determinó la autopsia.

Tras el hecho, el hombre fugó pero fue detenido el 14 de febrero en la localidad de Puerto Esperanza, en la provincia de Misiones, por efectivos de Gendarmería Nacional.

La fuente explicó que Raele avaló la postura de la fiscalía que consideró que en el caso de la chica, el detenido actuó “sobre seguro, frente al evidente estado de indefensión y con un ensañamiento inusitado y, en estado de inconsciencia, provocó su sofocación, enterrándola, cuando aún presentaba signos vitales”.

Además, sostuvo que en el homicidio de Chacón, con quien Hidalgo mantenía una relación sentimental, la asesinó “con una violencia inusitada reflejada en las puñaladas efectuadas en la zona del cuello y por su condición de hombre”.

Ante ese planteo, el juez de Garantías le imputó a Hidalgo los delitos de “homicidio cuádruplemente calificado por ensañamiento, alevosía, por el vinculo y por femicidio” en el caso de la mayor y “homicidio calificado por ensañamiento y alevosía” en el de la hija, delitos que prevén una pena de prisión perpetua.

En el pedido avalado por el juez, Romero sostuvo que el camino del delito cometido por Hidalgo “se caracterizó por la crueldad, frialdad, cobardía y desprecio total por la vida, frente a la comisión de uno de los delitos más deleznables previstos en el Código Penal”, en relación a la violencia de género.

Además de los resultados de las autopsias y de los elementos secuestrados en la escena del crimen, Romero tuvo en cuenta varios testimonios, entre ellos el del novio de la madre de Hidalgo quien lo calificó como “hombre malo y agresivo”.

El testigo relató que tras el hecho, el homicida se presentó en la casa de su madre y le contó que “debería irse porque si lo encontraban le daban perpetua”.

Les dijo también que “estaba cansado que cuando estaba bien lo usaban y le gastaban la plata, y cuando uno está mal no se acerca nadie” y justificó su accionar al decir que por ese motivo mandó "desaparecer a esas personas".

Romero adjuntó también los informes de la autopsia que determinaron que Shirley además de heridas punzocortantes a la altura del cuello presentaba “un golpe en el cráneo que le provocó la pérdida de conocimiento y lo que permitió al homicida enterrarla”.

La maniobra fue descripta por los forenses como "anestesia previa de Brouardel" en la que un golpe hace que la víctima pierda la conciencia a fin de no entorpecer las maniobras posteriores del homicida.

En tanto, Maruja, que también fue enterrada en la casa de Punta Lara, murió por una puñalada que le ingresó por la zona occipital izquierda y le perforó la columna vertebral y la médula espinal lo que le provocó la muerte en el acto.

La búsqueda de Chacón Pérez y su hija, ambas de nacionalidad peruana, se inició luego de que sus familiares que residen en Perú se mostraron preocupados porque desde el 28 de enero último no tenían noticias de ellas, ni telefónicas ni vía Facebook, medios por los que solían comunicarse habitualmente.

La denuncia fue realizada, a pedido de la familia, por una allegada a las mujeres que vive en Ensenada y que el 4 de febrero se presentó en la comisaría de Punta Lara.

Los pesquisas identificaron el inmueble, perteneciente a un hombre que dijo que se lo alquilaba a un compañero de trabajo, identificado como Hugo Hidalgo quien no se encontraba en el lugar.

De averiguaciones realizadas, que Hidalgo trabajaba en la empresa "Media Caña" radicada en Ensenada, aunque había renunciado el miércoles tras admitir ante allegados: "Me mandé una cagada", detallaron los voceros a Télam.

Por orden judicial, efectivos de la Departamental de Investigaciones (DDI) La Plata y de la Policía Científica ingresaron a la casa alquilada por el sospechoso y tras encontrar tierra removida procedieron a hacer una excavación.

A unos 80 centímetros de profundidad se encontró una frazada rosa que envolvía una bolsa de nailon transparente donde estaba el cadáver de la chica.

Abajo de este hallazgo, los investigadores encontraron otra bolsa con un cuchillo, ropa interior y zapatillas presuntamente de las víctimas y debajo de otra capa de tierra había otra frazada oscura con una bolsa de consorcio negra donde estaba el cuerpo de la otra mujer.

Para leer el cable de la noticia acceder a: https://cablera.telam.com.ar/cable/472055