04/03/2017 Teatro

El Cervantes abre su temporada con la lectura integral de la obra de Tato Pavlovsky

Las lecturas serán coordinadas por Elvira Onetto, actriz, docente y directora de varias puestas de Pavlovsky. Noventa artistas convocados.

Alejandro Tantanian, director del Teatro Nacional Cervantes, y Cristina Banegas entregaron este mediodía una conmovedora lectura de “Potestad”, de Eduardo "Tato" Pavlovsky, como apertura de "Integral Pavlovsky", una lectura simultánea de toda su obra dramática, nunca estrenada en este teatro, que se extenderá hasta las 23.

“El Cervantes es el único Teatro Nacional, las piezas de Pavlovsky jamás habían sido programadas en su historia, lo cual era un absurdo. Nos parecía un acto político, de justicia poética y de discurso programar esta acción”, dijo Tantanián a Télam, al finalizar su lectura.

Gente de distintas edades, munida de un afiche con una grilla de la jornada, subía escaleras, tomaba el ascensor para descubrir las salas de ensayo en el piso 9, recorría espacios habitualmente vedados, como los talleres de vestuario o los camarines, u optaba por sentarse a leer en silencio los textos del escritor que falleció en octubre de 2015, luego de haber pagado una amable entrada a $20.

El Teatro vivo, ocupado por la gente, es uno de los objetivos del nuevo director quien destacó, "buscamos que la maratón también se relacione con la toma del edificio por el público, un gesto necesario para mostrar el lugar abierto, perforado”, dijo mientras saludaba, controlaba programas y estaba pendiente de los detalles de este sábado "pavlovskiano".

Para Magdalena, estudiante de psicología, la velada implica, “la primera vez que voy a escuchar los textos de teatro de Pavlovsky, conozco algunos de sus materiales sobre psicodrama, me enteré por una amiga y vinimos”, explica antes de “ir a investigar el buffet”, un coqueto espacio precedido por una pizarra con aires palermitanos, que anuncia sandwiches de roast beef, tarta de hongos, chai y papas a la huancaína.

Durante la recorrida, Juan Gil Navarro, uno de los 90 artistas convocados, contó a Télam que si bien no conoció al escritor de “Rojos globos rojos”, admira su trabajo, lo vio en cine y su colega Joaquín Furriel alguna vez le contó una anécdota, capaz de sintetizar su particular mirada sobre el teatro.

“Ambos debían compartir una escena y Furriel antes de hacerla, quiso presentarse y saludar a Pavlovsky, pero él no aceptó: la escena finalmente se hizo, luego el psicodramatista se acercó y le dijo:´perdoname pibe, pero si nos hubiéramos conocido antes de filmar, las cosas no hubieran salido de la misma manera”.

“Pavlovsky -continúa Gil Navarro- buscaba generar el encuentro, algo que hoy queremos que suceda acá, ya que aunque todos los convocados recibimos los textos con anticipación, no ensayamos, nos encontraremos con los otros sobre el escenario y veremos qué pasa allí”.

Un encuentro con la obra de un dramaturgo imprescindible, que sucedió con creces durante la lectura de “Potestad”, a cargo de Tantanián y Banega, quienes se abrazaron al final mientras eran ovacionados por el público de pie en la sala María Guerrero.

Banega, visiblemente emocionada dijo a Télam que, “la lectura resultó conmovedora para todos, para mi es un honor hacer y celebrar a Tato acá, él fue un gran transgresor, una valiosa persona y sobre todo un espíritu lúcido”.

Las lecturas, coordinadas por Elvira Onetto, actriz, docente y directora de varias puestas de Pavlovsky continuarán llevando su fuerza vital a cada rincón del teatro que hoy se mostró generoso en voces, ecos y sueños.

La maratón inaugura la temporada 2017 del Cervantes, casi como un buen augurio, y las dos últimas lecturas de la jornada son: “La muerte de Marguerite Duras”, en la voz de Maricel Alvarez en la sala Trinidad Guevara a las 21, y “Rojos globos rojos”, a cargo de Eugenia Guerty y Luis Ziembrowski y Eugenia Alonso, en la Sala Orestes Caviglia, a las 22.