03/03/2017

La historia de dos sobrevivientes de Auschwitz en “Lea y Mira dejan huella”

La opera prima de Poli Martínez Kaplún, cuenta la historia de Lea Zajak y Mira Kniaziew, dos judías polacas que viven en Buenos Aires y que, cuando adolescentes, fueron enviadas al campo de exterminio nazi.

La realizadora Poli Martínez Kaplún estrena su ópera prima "Lea y Mira dejan su huella", en la que con una mirada sensible e íntima recorre la historia de dos mujeres que lograron sobrevivir al Holocausto y muestra "cómo encontraron sentido a la vida después del infierno", este domingo, a las 20, en el Malba.

"Esta es una película acerca de la vida de dos personas muy sensibles, lúcidas y sabias, que reflejan una gran lección de vida. Con su sola existencia dan un testimonio extraordinario de la energía intrínseca que tiene la vida frente a la muerte", expresó Martínez Kaplún en una entrevista con Télam.

Lea y Mira dejan su huella - Trailer

El filme cuenta la historia de Lea Zajak y Mira Kniaziew, dos judías polacas que viven en Buenos Aires y que a los 16 y 15 años, respectivamente, fueron enviadas al campo de exterminio de Auschwitz junto a sus familias, de donde fueron liberadas por el ejército soviético luego de casi dos años de sometimiento y degradación.

A través de entrevistas, fotos de época y la descripción del horror de aquellos años, estas mujeres comparten recuerdos y se interpelan y preguntan entre ellas si la historia podría haber sido distinta, mientras reflexionan que no se aprendió nada, que en el mundo siguen las matanzas.

Para ellas, que compartieron el campo de concentración pero se hicieron amigas recién cuando llegaron a Argentina, contar su historia es dejar un legado, lo manifiestan como un deber, con el fin de que la gente se involucre y luche contra la discriminación.
La cinta se proyectará todos los domingos de marzo y el 2 de abril en el Malba, en avenida Figueroa Alcorta 3451, de Capital Federal.

-Télam: ¿Cuál fue la génesis de la película?
- Martínez Kaplún: En Argentina viven muchos sobrevivientes que estuvieron en campos de concentración, campos de exterminio donde se asesinó de forma sistemática e industrializada a seis millones de personas, de las cuales un millón y medio eran niños. Yo fui a buscar esos niños que lograron sobrevivir de milagro y que hoy tienen entre 80 y 90 años.

-T: ¿Cómo llegás a Lea y Mira?
- MK: En la Fundación Tzedaká hay un grupo de taller literario de sobrevivientes del Holocausto y asistí durante un año para conocerlos y decidir quiénes serían los protagonistas de la película, pero ya en la primera clase sabía que iban a ser Lea y Mira.

-T: ¿ Cómo las describís a cada una de ellas y a su relación?
-MK: Lea y Mira me impactaron desde el comienzo por su lucidez, su enorme vitalidad y también me llamó la atención verlas como personas alegres. No imaginé que podía recuperarse la alegría luego de un episodio tan traumático. Además, ellas son inseparables, su vínculo es de un amor incondicional, se autodenominan " hermanas de sangre derramada".

-T: ¿Qué buscás reflejar con estos testimonios?
-MK: Quería saber cómo encontraron sentido a la vida después del infierno. Su historia es un compendio de sabiduría. Son personas que tienen la fuerza y la inteligencia para mantenerse vivas después de estar dos años en un campo de exterminio, donde sólo la suerte o el milagro permitió que salieran de allí, además de su propia voluntad para no dejarse morir.

Frente al dolor, la tortura, el frío o el hambre extremo la muerte puede resultar un alivio, una ventana por la que escaparse del infierno, pero ellas no se dejaron morir.

Escucharlas, conocerlas, es acercarse de algún modo al reflejo de ese destello que es la vida.

-T: Se contaron muchas historias, tanto de ficción como documentales, sobre la Shoá ; ¿qué resaltás de "Lea y Mira..." como diferencial?
-MK: Cada persona y cada vida es única y la de ellas es asombrosa. Son dos ancianas, cargadas de experiencia y sabiduría que vivieron en carne propia la guerra más atroz de la historia; eligieron la vida, no la muerte. Conocerlas es contagiarse de algún modo de esa extraordinaria vitalidad. Para mí fue una experiencia llena de magia y emoción y algo de eso espero transmitir a los espectadores.

-T: ¿Qué significa para vos el Holocausto?
-MK: La locura humana. Lo que el ser humano es capaz de hacer y no de manera individual, sino de forma organizada, racional y consensuada. Fue, además, cometido por el hombre moderno, hace pocos años y en países centrales y con gran desarrollo.

Entender bien lo que sucedió y cuáles fueron las causas que la gestaron puede quizás ayudar a estar muy atentos cuando algo de esa simiente se pueda llegar a reproducir.