01/03/2017 musica

Harry Waters: “Ser hijo de Roger abre puertas pero luego hay que sostenerlo”

El tecladista, hijo del ex líder de Pink Floyd Roger Waters, ofrecerá tres shows en Argentina junto a el guitarrista y compositor Larry McNally.

El tecladista Harry Waters, hijo del ex líder de Pink Floyd Roger Waters, y el guitarrista y compositor Larry McNally se presentarán el próximo fin de semana en el país, en donde ofrecerán un show conjunto el viernes 3 en El Teatro Bar de La Plata; el sábado 4 en La Trastienda, ubicado en Balcarce 460, de esta ciudad; y el domingo 5 en la Sociedad Italiana de Morón.

Se trata de la unión de quien asumió en 2002 la dirección musical del conjunto que acompaña a Roger Waters, además de desarrollar toda una trayectoria a partir de su amor por el jazz, con el virtuoso compositor cuyas canciones fueron interpretadas por artistas como Rod Stewart, Joe Cocker, The Eagles y Chaka Khan, entre otros.

Los dos músicos estarán acompañados en su visita al país por el baterista Jorge Araujo, actual Gran Martell y ex Divididos, y por el bajista Federico Palmolella, destacado artista de la escena del jazz local.

Según informó Waters en su página oficial, el dúo trabaja actualmente en un disco conjunto y, algunas pasajes las composiciones registradas pueden escucharse en ese sitio.

Para Waters no se tratará de la primera visita al país, debido a que estuvo en las tres oportunidades en las que su padre ofreció shows en la Argentina, en 2002, 2007 y 2012, cuando trajo el famoso espectáculo "The Wall".

Precisamente, fue en ese obra cumbre de 1979 de la legendaria banda inglesa en donde un pequeño Harry, de apenas 3 años, tuvo su debut discográfico con una breve intervención reconocible en toda persona que haya escuchado ese trabajo.

Se trata de la frase "Look mommy, there's an aeroplane up in the sky" ("Mira mami, hay un avión, ahí arriba, en el cielo"), que puede oirse antes del inicio de "Good bye, blue sky", la canción que alude a los bombardeos aéreos durante la guerra.

En una breve entrevista con Télam, el tecladista se refirió a los shows que brindará en el país, al proyecto conjunto que encara con McNally y reflexionó sobre los pro y contras de portar un famoso apellido en el mundo de la música.

Télam: ¿Qué puede contarnos de los shows que presentará en Argentina?
Harry Waters: El show comprende una banda con una formación original, de voces, teclados, guitarra, batería y bajo, mostrando nuestro nuevo material.

T: ¿Cómo nació este proyecto con McNally?
HW: Conocí a Larry en una fiesta e inmediatamente nos unió el mutuo amor por la música de Nueva Orleans. Comenzamos a tocar juntos poco después y pasamos los dos últimos años escribiendo canciones y puliendo nuestro estilo.

T: Usted es básicamente un jazzero y McNally un compositor. ¿Cómo conviven ambos estilos?
HW: Los dos estilos se combinan de una manera que perfectamente se adecua a la música que tocamos.

T: ¿Cómo cree que recibirá esta nueva propuesta el público argentino?
HW: Creo que la argentina es una de las mejores audiencias en el mundo, muy apasionados por la música. No tengo dudas que los que vengan a nuestro show no se desilusionarán.

T: ¿Qué cosas de la experiencia de girar con su padre extrajo para este proyecto?
HW: ¡Son shows muy diferentes! Esto es muy minimalista en comparación, aunque he traído conmigo mi sentido de la música a larga escala y lo reduje a una banda de cinco piezas, sin visuales. Sólo la música.

T: ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de tener un padre famoso para su actividad?
HW: Ayuda a abrir puertas a veces, pero luego tenés que estar en condiciones de sostenerlo.