27/02/2017 Francia

Tildan de "irresponsable" a Fillon, quin denunci un clima electoral de "guerra civil"

El gobierno francés tildó este lunes de "irresponsable" al candidato conservador a las presidenciales, Francois Fillon, quien los había acusado de ser "condescendientes" con las protestas en los diversos actos de campaña creando un clima "de casi guerra civil".



El primer ministro, Bernard Cazeneuve, replicó a Fillon, durante una visita al Salón de la Agricultura de París, que teniendo en cuenta "el nivel de movilización de las fuerzas del orden, no es responsable" hacer ese tipo de declaraciones.

También el ministro del Interior, Bruno Le Roux, calificó de "inadmisible e irresponsable" la afirmación del líder de la derecha, en una entrevista a la emisora de radio RTL, quien, a su vez, admitió que siempre condenó las protestas violentas en los actos de campaña de uno u otro candidato, consignó la agencia EFE.

Le Roux sugirió que las quejas de Fillon tienen que ver con su malestar por los cacerolazos y las obstrucciones en sus últimas reuniones públicas que fueron organizadas por gente que quiere denunciar y visibilizar el escándalo de corrupción que afecta al ex primer ministro conservador. 



Fillon está investigado desde hace un mes por la justicia por los supuestos empleos ficticios que dio a su mujer y a dos de sus hijos con dinero público.

El candidato de la derecha denunció ayer en un comunicado que "a dos meses de las elecciones presidenciales, vivimos en una situación de casi guerra civil que viene a perturbar la marcha normal de esta campaña".

Por eso acusó "solemnemente al primer ministro y al Gobierno por no garantizar las condiciones de un ejercicio sereno de la democracia".

Su argumento central es que todos los candidatos "deben tener el derecho de hablar y el gobierno tiene que tomar medidas para que los violentos y los enemigos de la democracia dejen de perturbar esta campaña presidencial".

Ayer, en Nantes, al noroeste del país, miles de manifestantes intentaron bloquear un acto de la candidata de ultraderecha, Marine Le Pen, que terminó en graves disturbios con la policía y con un saldo de una decena de detenidos.