23/02/2017 Ecuador

Comenz la campaa para el balotaje de abril entre Lasso y Moreno

El oficialista Lenín Moreno confía en que ganará por más de dos millones de votos, mientras que el opositor Guillermo Lasso festejó haber llegado a la segunda vuelta y llamó a "seguir luchando por la democracia, la libertad y el derecho a prosperar".



El presidente Rafael Correa aseguró que el candidato opositor que aspira a sucederlo será "fácil de derrotar".

Escrutado 99,5% de los votos de la primera vuelta del domingo pasado, Moreno obtuvo 39,35% de los sufragios; Lasso, de CREO (Creando Oportunidades), 28,10%, y Cynthia Viteri, del Partido Social Cristiano (PSC), 16,32%.

Los dos contendientes del balotaje buscan ahora obtener el apoyo no sólo de Viteri, sino de los otros cinco aspirantes con porcentajes menores, porque de ganar el apoyo de esa heterogénea oposición depende gran parte de las posibilidades del triunfo.

Paco Moncayo de Izquierda Democrática (ID) sumó 6,71% de los votos; "Paco" Bucaram, del Partido Roldosista (PR), 4,82%; Iván Espinel, de Fuerza Compromiso Social (FCS), 3,18%; Patricio Zuquilanda, del Movimiento Sociedad Patriótica (MSP), 0,77%, y Washington Pesantez, de Unión Ecuatoriana (UE), 0,75%.

Hasta antes de la primera vuelta, Viteri había mantenido un discurso crítico con Lasso, un banquero inevitablemente asociado a la devastadora crisis bancaria de 1999, que llevó a la dolarización, la caída del gobierno constitucional y a enormes pérdidas económicas y sociales, porque el Estado se hizo cargo de la quiebra de 70% de las instituciones financieras.

Sin embargo, una vez que se conocieron los resultados de la primera vuelta, especialmente para la conformación de la Asamblea Nacional (parlamento), ambas fuerzas políticas limaron asperezas, según el diario El Comercio.

Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil, histórico opositor a Alianza País (AP), la fuerza de Correa, y del mismo partido de Viteri, ya expresó su apoyo a Lasso, de quien también estuvo previamente distanciado.

El alcalde reforzará la movilización social durante la campaña por la segunda vuelta electoral. 

Ya llamó a una marcha para el 8 de marzo en esa ciudad, con los principales gremios, líderes sociales y bases del socialcristianismo, como respuesta a la convocatoria que para ese mismo día hizo Correa, en recordación de la jornada en que estalló la crisis bancaria de 1999.

Moreno dijo que estaba encantado de ir a segunda vuelta porque podrá abrazar a más ecuatorianos, aseguró que ganará por más de dos millones de votos (en la primera superó a Lasso en algo más de un millón) y asoció a Lasso, ex banquero y ministro de Economía, con "el feriado de 1999", en alusión a la crisis que detonó el 8 de marzo de ese año con un feriado bancario por 24 horas que se extendió luego por cinco días y terminó en el congelamiento de los depósitos en esas entidades financieras.

Por su parte, Correa advirtió al contendiente del balotaje con la figura constitucional de la "muerte cruzada", por la cual el Parlamento, en casos de conmoción puede destituir al presidente y el Consejo Nacional Electoral (CNE) debe convocar en siete días a elecciones legislativas y de jefe de Estado, reportó la agencia EFE.

Correa aludió a que eso sucedería si Lasso, en caso de ganar el balotaje, decide "perseguirnos" o "destruir todo lo logrado", pero relativizó esa posibilidad porque se manifestó confiado en derrotarlo.

Además, la aplicación de esa figura constitucional - que también es válida a la inversa, cuando el presidente pide la destitución del Legislativo-, requiere de los dos tercios de la Asamblea Nacional unicameral, que ahora el oficialismo ya no tendrá, porque, en el mejor de los casos, sumará 75 diputados, y hacen falta 92 sobre las 137 bancas del cuerpo.

"En un año estarán pidiendo elecciones anticipadas que la Constitución lo permite con la muerte cruzada y tendré que volverme a presentar en elecciones y vencerlos nuevamente. Son escenarios muy improbables. Estamos confiados en una victoria contundente en el próximo 2 de abril", dijo el mandatario. 

En tanto, Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil y asesor económico de Lasso, sostuvo que será una prioridad en la segunda vuelta el tratar de captar el voto de toda la oposición.

"Si se suma los porcentajes obtenidos por los otros candidatos se podría alcanzar un 60 por ciento de los votos", explicó. 

Explicó, además, que "la defensa de la democracia se ha convertido en una causa nacional, y es una gran oportunidad para avanzar hacia la conformación de la Mesa de Gobernabilidad que propuso Lasso", como instrumento para lograr la unidad opositora, hacia el balotaje, pero también en el Legislativo, en caso de alzarse con la Presidencia.