23/02/2017 Suiza

ONU: Las partes en conflicto tienen la "responsabilidad histrica" de lograr la paz en Siria

En el inicio de las negociaciones para buscar una salida política a la guerra civil siria, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, advirtió a las delegaciones del gobierno y la oposición que deben dejar de lado la "desconfianza" y que tienen "la responsabilidad histórica" de alcanzar la paz, en su discurso durante la ceremonia de bienvenida a las partes involucradas en el prolongado conflicto.

Siria está sumida en una guerra que desde su inicio en marzo de 2011 ya causó más de 300.000 muertos, y obligó a más de 4 millones de personas a refugiarse en países vecinos y de Europa, y a otros 7.6 millones a desplazarse dentro del país.



"Esta es una oportunidad y tienen la responsabilidad de encontrar un entendimiento. Tienen una responsabilidad histórica de no condenar a las generaciones futuras a más años de un conflicto sangriento", dijo De Mistura.

Las negociaciones para la paz en Siria, las primeras en 10 meses, se realizarán sobre la base de la resolución 2.254 del Consejo de Seguridad de la ONU, que aboga por el establecimiento de un gobierno viable e inclusivo, la redacción de una nueva Constitución y la celebración de elecciones.

Del encuentro participaron las dos delegaciones, la gubernamental y la que agrupa a la oposición política y a las facciones militares, que por primera vez se reunieron en una misma sala, dado que en las anteriores rondas de negociación los contactos fueron siempre indirectos.

En la primera fila de la delegación gubernamental se encontraba el embajador de Siria ante la ONU, Bashar al Yafari, quien como en las anteriores rondas es el jefe negociador del gobierno del presidente Bashar al Assad.

En el lado opuesto se sentaba Naser Hariri, el nuevo jefe de delegación de la Comisión Suprema de las Negociaciones (CSN), que agrupa a los numerosos frente opositores.

De Mistura hizo hincapié en el hecho de que, si bien esta vez la composición de la CSN es más plural -incluye un 50% de representantes de grupos armados y políticamente críticos con el gobierno, los opositores aún deben hacer más esfuerzos para unificar posturas.

El mediador de la ONU les aseguró que si lograban avanzar en el proceso de diálogo se podría "dejar de ver violaciones masivas de derechos humanos, dejar de ver a miles de personas abandonando su hogar y su patria, dejar de ver cómo crece el terrorismo", informó la agencia de noticias EFE.

Se trata de la cuarta ronda de negociaciones desde que empezó el conflicto.

Las últimas fracasaron en abril pasado a causa de las incesantes violaciones al cese el fuego en vigor en aquel momento, por lo que hoy De Mistura pidió "compromiso" a la partes.

Además, destacó que el conflicto sirio se ha expandido a la región y al mundo e indicó que en la sala se encontraban los representantes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria "para mostrar el compromiso de la comunidad internacional con el fin de la guerra y una salida política".

El conflicto en Siria comenzó con protestas pacificas contra Al Assad que, luego de ser fuertemente reprimidas, degeneraron en una guerra total con la aparición de grupos insurgentes que buscaban derrocar al mandatario. 

Con el tiempo, la crisis arrastró a varias potencias, incluyendo a Rusia e Irán, que enviaron militares para pelear junto al gobierno sirio, y Estados Unidos, que desde septiembre de 2014 lidera una coalición internacional -integrada por las princiapales potencias europeas- que bombardea desde el aire posiciones del grupo islamista EI.

Hoy, el presidente siri dijo que su principal objetivo de ahora en más es "reconquistar el corazón de los sirios" después de seis años de guerra civil, aunque destacó el apoyo popular con el que cuenta en el seno de la población siria, en una extensa entrevista publicada por dos medios franceses, la cadena parlamentaria de información LCI y la radio privada Europe 1.

Además, Al Assad acusó a Francia de ser "responsable directo" de las masacres cometidas en Siria por "haber sostenido desde el inicio del conflicto a los terroristas".

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo hoy que la labor de los militares rusos en Siria y sus éxitos contra el "terrorismo internacional" permitieron abrir las negociaciones de paz entre la oposición y el gobierno de Damasco, y confió en que éstas se desarrollen positivamente en la ciudad suiza.

En el terreno, las fuerzas rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS), que cuentan con el apoyo de Turquía y Estados Unidos, anunciaron hoy la conquista de la ciudad de Al Bab, principal feudo del EI en el norte del país.

Sin embargo, la ONG Observatorio Sirio de los Derechos Humanos aseguró hoy, en un comunicado, que la mayor parte de Al Bab continúa fuera del control de las fuerzas turcas y de las facciones rebeldes.

Las autoridades turcas han anunciado que tras la batalla por Al Bab, que se sitúa unos 30 kilómetros al sur de la frontera turca, la operación continuará para expulsar al EI de su bastión en Siria, Al Raqqa, en el noreste del país.