13/02/2017 Estados Unidos

El asesor de seguridad de Trump tambalea por mentiras sobre contactos con Rusia

Se presume que Michael Flynn, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, haya mentido a altos cargos del gobierno sobre sus conversaciones con el gobierno ruso.

Las dudas en la Casa Blanca acerca de Flynn, un teniente general retirado que ha asesorado a Trump sobre política exterior desde la campaña electoral, aumentaron después de que la semana pasada salieran a la luz informes de prensa sobre sus conversaciones con el embajador ruso en Estados Unidos, Serguei Kislyak.

Según el diario The Washington Post, Flynn habló con Kislyak en varias ocasiones durante los dos meses previos a la llegada al poder de Trump en enero, y conversó con él sobre las sanciones impuestas a Moscú por el gobierno del entonces presidente Barack Obama.

Esa información, publicada el jueves pasado, se contradice con lo expresado por varios altos funcionarios de Trump, incluido el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, quienes negaron que Flynn hubiera abordado el tema de las sanciones con el embajador ruso.

"No hablaron de nada que tenga que ver con la decisión de Estados Unidos de expulsar a diplomáticos o de imponer medidas contra Rusia", dijo Pence en una entrevista el 15 de enero con CBS News.

Pence y otros funcionarios de la Casa Blanca, que defendieron a Flynn luego de que él les asegurara en privado que no habló de las sanciones con el embajador ruso, están ahora indignados con él, según informan este lunes los principales diarios del país.



"Flynn se está quedando sin amigos. El consenso general en la Casa Blanca es que ha mentido. El vicepresidente siente que le mintió. Está en un cargo que debe estar alejado de los dramas, y es todo lo contrario. Me sorprendería si dura mucho más", dijo al Washington Post un funcionario de la Administración, que pidió el anonimato.

Según The Wall Street Journal, la Casa Blanca está debatiendo si mantener en el cargo a Flynn, quien se ha disculpado por el suceso con varios altos funcionarios de la Administración y ha reconocido que sí abordó el tema de las sanciones con Kislyak.



Trump evitó pronunciarse sobre el tema al ser preguntado por esto el viernes pasado. Sólo se limitó a decir que no había visto la información sobre el contacto entre Flynn y el embajador ruso y que la buscaría para leerla.

Pero el diario The New York Times aseguró este lunes que Trump siguió de cerca la reacción de políticos y medios de comunicación a las conversaciones de Flynn con Moscú, y el Post indicó que el presidente expresó en privado su frustración por la polémica.
Steve Bannon, un asesor considerado la mano derecha de Trump, opina que es mejor mantener a Flynn en el cargo pero "estar preparados" para despedirlo si los problemas continúan, según fuentes consultadas por The Wall Street Journal.



También Flynn podría tener problemas legales. Si se comprueba que -durante la campaña- prometió que Estados Unidos le rebajaría las sanciones a Moscú con Trump en el poder, podría haber violado una ley que prohíbe implicarse en la política exterior a los ciudadanos que no formen parte del gobierno, informó la agencia de noticias EFE.