09/01/2017 Brasil

Creen que el grupo criminal PCC busca controlar el narcotrfico en los pases vecinos productores

El Primer Comando de la Capital, el mayor grupo criminal brasileño que es protagonista de las masacres carcelarias de los últimos siete días, inició una expansión territorial por todo Brasil y busca ampliar sus negocios en Paraguay, Bolivia, Colombia y Perú.

Es para dominar el ciclo del tráfico internacional de drogas ilícitas, afirmó el secretario de cooperación internacional de la fiscalía general de país.

Incluso, según afirmó Vladimir Aras, la desmovilización de la guerrilla de las FARC en Colombia puede generar nuevos desocupados en la región amazónica que puedan ser cooptados para el narcotráfico de las organizaciones brasileñas.

Según el fiscal, el brasileño PCC busca el monopolio del crimen organizado brasileño y tiene como objetivo dominar toda la cadena productiva del narcotráfico.

"Los países vecinos tienen sus propios grupos criminales que pueden asociarse a los nuestros o entrar en conflicto con ellos. Es el escenario para los próximos años: si habrá asociación o una guerra entre estos grupos", dijo el fiscal Aras, quien está a favor de despenalizar la tenencia y el consumo de las drogas.

El PCC y sus rivales de Comando Vermelho y el Frente del Norte protagonizaron las masacres de presos la semana pasada y ayer, con 103 fallecidos, muchos de ellos en forma siniestra, como decapitaciones y también acciones en las cuales se les extraída el corazón a las víctimas, en los presidios de Manaos y Roraima, el norte amazónico.

El control del PCC que se había iniciado a inicios de este siglo en los presidios paulistas se expandió hacia todo Brasil con llegada a países vecinos que son productores de la droga que consume Brasil, que es el principal consumidor latinoamericano de cocaína y entre los primeros cinco del mundo.

"Es natural que veamos al PCC ir al norte amazónico del país, buscando regiones fronterizas con Paraguay, Bolivia, Perú y Colombia. El interés es dominar el ciclo productivo de la cocaína, de la producción a la distribución, sea el cliente Brasil, Europa o Estados Unidos. El avance se da porque en esas regiones las fronteras son más porosas, con poco control de ambos lados", dijo el fiscal al diario Folha de Sao Paulo.

Para el especialista, estas organizaciones forman parte de otras que según el deben tener un mayor control sobre lavado de divisas para "descubrir quienes se llevan la fortuna del narcotráfico".

En ese marco, el fiscal dijo que en el caso de Colombia, "la desactivación de las FARC en virtud del acuerdo de paz crea una preocupación lateral, como qué harán las personas desmovilizadas, los ex guerrilleros. La pregunta es si podrán de algún modo ser reclutados por las organizaciones criminales que operan en el norte de Brasil".

etiquetas